domingo, 29 de noviembre de 2009

'Trash' funeral

Trash funeral (marzo 2009)

Ignacio no está reflexionando,
espera en una esquina del sofá con la mente en blanco,
será que no se acostumbra a lo aséptico de estos lugares,
será que lleva demasiado tiempo sentado,
la gente va llegando escalonadamente,
le dan el pésame a su prima,
se amontonan en el velatorio,
e Ignacio decide acercarse un rato al bar.
Cuando vuelve, su primo ha llegado,
le acompaña una asistenta dócil y cariñosa que también es su mujer,
solo se saludan, ya habían hablado de nada anoche,
luego se pierden entre el gentío, Ignacio se alivia,
empieza a estar harto de este compromiso,
se marcha de nuevo al bar, casi se le pasa la hora,
regresa a la carrera, y entra en la capilla con los rezagados.

Empieza la ceremonia, y ve que no puede,
que si se sienta, su hígado no se lo va a perdonar,
así que permanece de pie entre las últimas filas de la sala,
delante tiene bustos planchados que le dan la espalda,
el sacerdote hace como si nada, salvo por alguna mirada,
ve a un hombre encogido y de frágil iniciativa,
las rodillas, de metacrilato; los sentidos, pura arcilla,
y, quien más quien menos, el resto se ha hecho cargo de la situación.
La tos y el carraspeo ya no hacen de puente sobre el silencio,
el ambiente se ha llenado de Brummel,
Ignacio quiere otro coñac,
observa el féretro ocupado,
observa los lirios y a la violinista,
y afronta que su vida ya es acostumbrarse a la muerte,
pero no le parece gran cosa, y desearía estar en el bar.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Esto es devoción

Esto es devoción (febrero - noviembre 2009)

Se acercó cuando estaba sentado en el suelo, solo para poder decir que una vez me tuvo a sus pies,
intentó mantener una conversación que yo solo hice fluir por momentos,
señaló hacia un grupo de gente, y ella no miraba, pero no estaba de espaldas,
fuimos, hablamos, los fotogramas salían por mis orejas,
me juré olvidarlo del todo, como siempre que me es imposible.
Dos meses más siguió acompañándome a algunos sitios,
"sabes? cuando hay química, las personas somos un cero a la izquierda,
solamente hacemos encajar las piezas"
,
acertó a decir con intenciones equivocadas,
ella, que recién había llegado, se acercó a saludarnos,
me fijé en los sarpullidos por el borde de sus labios,
dije: "quizás deberías decirle a tu novio que se lave la boca más a menudo",
su reacción: "¿tú eres tonto o te pasa algo?",
y pensé: "(por qué diré lo que pienso?,
y más con lo encantadora que es, la amo!)"
.

Sentada justo de espaldas junto a la puerta del café,
el sitio ideal para encontrarse a la gente cuando se tienen que marchar,
a mi me reclamó a viva voz,
y ya le dio otro ataque de hipo al corazón.
Me explicó que los vicios de la podedumbre pueden con los lastres de la dignidad,
que los criminales siempre responden con más rapidez,
un gato durmiendo en la jaula del canario,
y si pierdes hoy, mañana van a hacer trizas de ti.
No pude evitar agarrarla con la mirada,
ella me hizo una llave con la suya,
me disculpé sin saber por qué,
ella dudó, para el final, responder:
"hay algo que has de entender,
hay cosas de las que no conviene hablar, y otras que no has de saber"

y yo: "(guau, qué frase! la amo!)".

Desorientado entre turistas de una isla nocturna de placer,
ella vino al rescate escoltada por un desconocido,
estaba constipado, y parecía sentirse fuera de lugar,
volví a mi cerveza, y él a su pañuelo,
me escondí, les espié en lo alto, bajo un arco, junto a unos descamisados,
eran gramos de sosiego en un manjar humeante,
dos sombras que se fundieron en el horizonte,
la descongestión era imparable,
sus besos, más dulces que nunca.
A la salida, dormía con los ojos abiertos y asintiendo mientras ella y el mocoso seguían a lo suyo,
el alba avanzaba por el este, y amenazaba con derrotarnos,
me llamó por mi nombre, atendí como si nada,
y ella: "te gusto, ¿verdad?",
y yo: "(toca ser valiente) sí",
y ella: "ves? se enamoran de mi, no pueden evitarlo!",
yo ofendido, pero en realidad: "(guau, qué perra! la amo!)".

Y si hablo de mí, hablo de lo que puedo contar,
que el cinismo no es postura, es sentido común,
conocí a un señor en mi interior que me explica cosas que nadie más me explica,
y no deseo morir, solo me da igual.
No sé si digo más en castellano o catalan, pero miento en ambos idiomas,
lo peor de despreciaros es que también necesito compañía,
y no diría que el aspecto es un aspecto que me la trae al pairo,
pero mis prioridades son tan inabarcables que no hay manera de tenerlo en cuenta.
Esgrime que ser tan cerebral es no saber vivir,
respondo que ser espontáneo es actuar basándose en los propios prejuicios,
acude a la ciencia y a los malos augurios respecto a la salud,
me escudo en que eso es fantástico bajo mi punto de vista,
deseo que no termine preguntando si hay algo que valga la pena,
y me pregunta: "entonces, ¿qué te parezca que valga la pena?"
y yo: "tú, antes de preguntarme esto".

martes, 8 de septiembre de 2009

Tatiana, la rusa sin muñecas

Tatiana, la rusa sin muñecas (julio 2008 - agosto 2009)

Tatiana ensimismada mientras su tía se cambia de ropa,
tiene los pechos tan largos y caídos que se les puede dar la mano,
"(es algo que solo puedo pensar)", piensa, sin querer mirarse los muñones,
y observa los libros en la estantería, semejantes a un batallón disciplinado,
cuando su padre vuelva del trabajo le dirá que no le lea más,
que ya tiene dieciseis años, y eso es cosa de niñas.
Hay días en los que añora sus sueños,
hay días en los que se ve guapa vestida,
aprieta el calor, abajo tienen la tele a toda castaña,
por el bullicio abrasado de las ondas, debe de haber una competición,
seguro que hacen panorámicas del estadio y muestran la crono de cada carrera,
corredores de fondo de aspecto endeble, pero de goma dura,
latigazo como de mallas soltadas que resucita a la habitación,
su tía se estira la hebilla del sostén para recolocarse el pecho izquierdo,
y Tatiana siente como se desprende el fósforo de su cráneo.

La muñeca derecha la perdió a los ocho años,
buscaba piedras planas y afiladas que rebotaran sobre el río,
y entre los matorrales solo encontró a una serpiente que se defendía,
por período de un segundo, una y otra se retorcían.
En el pote mal cerrado de cristal, los gusanos se beneficiaban de la histeria del hermano,
éste tomó en brazos a Tatiana mientras su mano se agarrotaba:
"mira lo que ha pasado! es que nunca me haces caso!
que las piedras que buscas estan junto el río!
que las piedras que buscas estan bajo el agua!"
"no morirás"
, pronunció, entrecortado por el trote,
"no aún", precisó, como evitando a la mentira.
Mientras la cosían, se ausentaba en el repicar de la puntera de la secretaria contra el tope del escritorio,
el remate de su hombro conservaba el aroma a pescado,
las horas de los gusanos se restringían a minutos que pronto valdrían segundos,
y el doctor la tranquilizaba: "estás en edad de crecimiento, pero la carne no tiene por qué ceder".

La muñeca izquierda la extirparon a los diez,
llegaba Tatiana a clase como cada mañana, y se desvestía por imperio del radiador,
los calcetines altos le provocaban picores, era insufrible soportarlo,
así que se bajó el izquierdo con la goma de los zapatos,
perdió el equilibrio al intentarlo con el derecho, topó con el mueble de los percheros,
y el afilado corredor de metal hizo el resto.
Trasladada por dos profesoras, se fijaba en la sangre haciendo un paño de la sábana,
no dolía tanto, pero impresionaba verla abierta en canal,
esa muñeca luchaba por su razón de ser, y se negaba a soltarse,
y en la mirada de aquel hombre se descartaban las opciones;
en la voz, lo que intuía: "habrá que cortar".
"Por la psique humana no se navega, se naufraga"
leyó Tatiana al pie de un cuadro de la consulta del doctor,
no se atrevía a pedir que le bajaran el calcetín, que volvía a notar el escozor,
y el doctor la tranquilizaba: "estás en edad de crecimiento, pero la carne no tiene por qué ceder".

Tatiana escucha a su madre embarazada hablando de nueva esperanza,
para ella solo contiene más munición,
le da rabia que las idiotas de clase aseguren que da asco a los chicos, pero no le angustia,
no conoce a nadie especial,
solo al hombre de sus sueños en aquellos más húmedos,
por eso yace continuadamente, en busca del letargo,
la compulsión puede ser un delirio tierno.
Alguien anda por la calle arrastrando un palo sobre el hormigón,
ella alza los muñones, y sus brazos parecen bates,
sonríe al observar a contraluz las sombras ovaladas,
no es una chica triste, sabe sacar provecho de sus posibilidades,
en esta guerra de vida, sigue atrincherada en su nuevo placer personal,
escucha, estirada en la cama, la ausencia de ruidos le hace pensar:
"(no hay nadie en casa, haz lo que debas)"
y el viento empuja la puerta, sin llegarla a cerrar.

Flor a las puertas de un invierno

Flor a las puertas de un invierno (noviembre 2008 - septiembre 2009)

¿Qué ha ocurrido contigo?
ahora eres de las que no se acercan a los hombres cuando estan con alguien,
qué temes a descubrir?
qué temes desear?
por qué antes vivías y ahora intentas existir?
Hablar de las cosas que van mal es desagradable,
es desagradable no poderlas negar,
solo me interesa lo que no funciona,
sea el mundo, las leyes, o nosotros dos,
pero no me creo que te resulte violento lo que surge cuando conversamos
pues, si hablamos sobre entrañas, deduzco la conversación es entrañable,
y tú siempre te quejabas de que un conversador fuera banal.
Esperando notícias tuyas como la sangre en un cadáver caliente,
mis sentimientos agitados se estan volviendo a encauzar
en una decepción que recoge el dolor de lo que ya no ilusiona.

Vas a tener que pararme los pies,
siempre me costó reaccionar, y ahora mi ritmo es inaceptable,
no hay manera de descifrar al amor,
ser cazado por su alquimia es monstruoso.
Entonces, es verdad, no? qué frío hace!
con lo poco que me gusta, y cómo me sé desenvolver,
como nacido ayer como agua congelada,
y a eso juego, a que pase otra temporada,
el dolor se respira,
reprimirse es otra forma de sufrir.
Siento que eres motivo suficiente para renunciar a ciertas cosas,
para encontrar bizarramente interesantes los residuos de tus sueños,
creo que tus morros se deben entumecer tras el tercer beso,
y quiero que me admires, no sea cierto que no te gusto,
así siempre te puedes precipitar.

Y decides especular, tienes un colchón de afectividad,
yo echo el resto sin ambiciones recíprocas,
dejarte querer hasta verme desistir,
es algo que te permite el convencimiento de que controlas la situación,
y es así desde que me entregué.
Lo más estúpido de este romance unidireccional
es que las carreteras siempre se pierden hacia los dos sentidos,
y todo el sentido estaba en la anterior salida,
es normal que todo parezca más claro al perder la perspectiva de las cosas,
el suelo queda más cerca que el horizonte.
No obstante, yo sigo plantándote cara,
ahora tendrías que pincharme, no sacudirme,
pero tú quieres hacerme pagar mi sinceridad,
te da rabia lo que digo,
cuando yo solo digo que a mi no me pasa.

Cobarde, mira que eres cobarde,
suena a hablar por hablar, pero es la realidad,
si no lo haces, lo lamentarás,
lo verás justo antes de morir,
y si no, es que ya moriste, solo dejas de existir.
Lo peor de todo es que yo ni tan solo te diría que sí,
soy aún más cobarde que tú,
asi que estamos juntos por la dinámica de la idiotez,
yo, seguro, más idiota que tú,
pero dos idiotas, al fin y al cabo,
idiotas inseguros e indecisos.
Va a terminar el invierno que estás logrando superar,
y he de soltar este lápiz si quiero podar,
pero si tengo que escoger, sé de quién me puedo fíar,
las palabras se quedan, y tú te vas.

lunes, 10 de agosto de 2009

Macabro baile

Macabro baile (Noviembre 2006)

Cuando brota la sangre llega hasta mi boca,
no así cuando gotea,
es, entonces, cuando explota la hemoglobina,
se expanden alargados filamentos,
filamentos chispeados terminados en punta,
y, entre ellos, huecos encorvados,
la distancia en la que gana la ignorancia,
o me vuelvo a olvidar,
olvido que cuando brota la sangre llega hasta mi boca,
no así cuando gotea.

Los caminos del Señor son inescrutables,
piérdete al contar,
los hipócritas tampoco entran en el cielo,
a nadie vamos a engañar,
Faulkner dijo que lo peor de caminar es que las huellas desaparecerán,
yo añado mis tropiezos,
los torpes aderezos para disimular,
Faulkner es un caso aparte,
el ya sabe que cuando brota la sangre llega hasta mi boca,
no así cuando gotea.

Qué recitan los pájaros, si aún es de noche?
quién les mandó despertar?
otro maldito día que ofertar,
pájaros, volved al nido,
dormid, pájaros, dormid,
dormid, pájaros, dormd,
os avisaré cuando me asuste el calor,
cuando abra mis ojos resecos,
contemplaréis que cuando brota la sangre llega hasta mi boca,
no así cuando gotea.

Mi lápiz, mi bisturí,
cirujano de mis propias entrañas,
algo controlado reanuda su expansión,
corre como llevado por el diablo
o por el ángel enfurecido con el pecador,
me aturde y resto estático,
no sé por donde empezar,
la mano vacila, el pulso empieza a fallar,
brota la sangre, llega hasta mi boca,
"no así cuando gotea", recuerdo.

En el cuarto oscuro cogen cuerpo los detalles,
ya no sé si mi cabeza es mía o tuya,
me agarro a los periódicos,
pero sus historias son las de siempre,
vuelvo a los detalles,
idénticos a la felicidad,
lo que hay tras la apariencia nunca se sabrá,
te portaste mal o demasiado bien,
y me hiciste descubrir que cuando brota la sangre llega hasta mi boca,
no así cuando gotea.

Macabro baile fisurando el final,
la rendija del desconcierto,
abre los ojos el muerto,
pregunta algo que no sé responder,
paro en seco el entierro,
dudo, y la pala clavada en la hierba,
"hasta qué punto el alcohol logró llegarlo a provocar?",
si fueron pasos decididos puedes volverte a acercar,
y sabrás que cuando brota la sangre llega hasta mi boca,
no así cuando gotea.

viernes, 17 de julio de 2009

Benicio

Benicio (noviembre 2006)

Benicio se está devorando,
se muerde los padastros con fruición,
se desgarra en cada mordisco,
la piel se adhiere a sus incisivos,
moribundean sus dedos deformes,
no hay tregua a la carne enrojecida.
Benicio, falto de cabales,
busca el carril bici de su existencia,
es bastante peligroso, dentro de cierta seguridad,
deja los lagartos sueltos por la habitación,
ya nunca voy a verle.

Ha convertido el placer de beber en una necesidad,
arrastra una bolsa repleta de botes,
roba en tiendas, no pide caridad,
no ralentiza el final.
Sin alguien que adorar se desintegra,
solo quere le alegra,
no exige ser correspondido,
su principal derrota es darse por vencido,
nunca se atreve a jugar,
dice que no es su lugar,
no cumple el perfil de ningún equipo,
no responde a los prototipos,
le intento hacer entrar en razón,
que solo son estereotipos,
y no me quiere escuchar,
tanto desdén me intriga,
qué abriga la cabeza de Benicio?

Teje sus sueños con los ajenos,
la aguja siempre termina en su cráneo,
no le conoce ni su madre,
y si lo hiciera, acabaría en la basura,
extrañas materias circulan por su boca,
sabe más que nadie lo que ocurre cuando hace frío,
y no es algo de lo que alardear,
mejor no le hagas hablar,
vicia el aire.

Hijo de tornero y secretaria,
concebido en un balcón,
nacido en un ascensor en descenso,
no hubo mirra, oro ni incienso,
tan solo sangre y dolor.
Que no sea mala persona no significa que sea buena,
se podría pasear por tu espejo,
brama entre la piedra y el cemento,
gruñe ante tu compasión,
puedes odiar al chico raro.

Llamó exclamando "lo tengo claro!",
no sabía qué pensar,
recuerdo el pus brotando por cada cavidad,
sus orejas tosiendo humo,
zumo comprado y un paquete de cigarros,
sus brazos como cenicero,
era enero cuando me advirtió:
"te avisaré cuando se baje la hinchazón".

Rebosan las cartas en su buzón,
los buitres picotean la puerta,
hace tres días que Benicio ha muerto,
empezó su descomposición.

viernes, 12 de junio de 2009

Galaxia con su primer sol

Galaxia con su primer sol (julio 2008-marzo 2009)

Tu timbre es un tabú resultado de la incomprensión,
tan real como el tacto,
surgiste de la necesidad de combatir al sinsentido,
e hiciste amistad con complicadas compañeras de viaje.
Hay abismos en el cielo y marcianas profundidades,
trincheras de madera donde se vuelven polvo los despojos,
la pesadumbre es mi naturaleza,
me sabe bien y me hunde.
Tu voz, enlatada en toda clase de formato,
tu aspecto, plasmado en millones de fotografías,
toda la vida como vida, y aún un misterio,
no te miraré con obscenidad,
aunque sea la única forma obscena de mirar,
al final seré tuyo,
creeré que eres mía.

Postergada hasta que tenga un momento para pensar en ti,
aunque, tarde o temprano, sabemos que va a suceder,
no, para qué engañarse, no dejo de pensar en ti,
cometeré mil errores antes de volver a negar la verdad.
A algunos embriagas; a otros, eres espetada,
no hay dos como tú,
solo otra diferente,
y acordásteis ir a medias con el botín.
Paradójicamente, tienes corazón,
cuando late, suena como el silencio,
siempre marcas tus huellas en los mismos agujeros,
eso es algo que me tendrás que explicar,
siempre y cuando, claro, se te pueda preguntar,
no eres ninguna competición,
pero tienes el reto en el rostro.

Espero que no seas una diosa,
o me tendré que hacer talibán,
la pasión cegadora me hará escribir versos lamentables como estos,
versos pobres en sentimiento, sin voz,
y ¿no me querrás tanto mal?
Seguro estás libre de moralidad,
tu omnipotencia no puede ser divina,
amansas el murmullo de la sangre que circula,
e intuyo que conoces al reposo y me lo puedes presentar,
y sabrás que es cuestión de hábito que deje de impresionar,
qué rabia y qué alivio que siempre se imponga tu decisión.
Los años saben que ha surgido tantas, tantas veces esta idea...
ideas que son cábalas si no las guía una decisión,
pero tampoco sería mala opción pasar por fin a la acción,
abeja reina, déjame zumbar en tu colmena.

Me podía fiar de mi mismo antes de que todo se fuera al traste,
el humor era hábil y domesticaba tanta amargura,
desaparecido en combate, se ha vuelto arisca y contestona,
está afilada, y consigue herir,
y no entiende qué lógica siguen las reglas del juego en esta casa,
se esfuerzan en vender tragedia de un hecho,
es otra forma de hacer carnaval con un sufrimiento fatuo.
Veo caer la aguja del reloj y recuperar el pulso,
es el ágape inacabable del segundero celador,
ya dejé de considerar momentos bajos este ánimo residente,
a buen entendedor, incluso palabras mal expresadas.
Los invitados de piedra estan convencidos de que faltan medicinas,
persisto porque sé que no hay droga que lo esconda,
no hay mujer especial ni buena notícia que lo arregle,
solo tú sabes cómo, querida.

lunes, 30 de marzo de 2009

Sabado noche

Sábado noche (octubre 2008 - marzo 2009)

Es sábado noche, y salgo de su casa satisfecho,
si es una razón de ser, vivo por y para el contagio,
ni siquiera reparo en el asco tremendo que me daba el sello bañado en oro de su anular,
no lo volví a mirar, y logré olvidarme de él.
Al pasar por plaça Eivissa me viene a la cabeza su primera frase,
siempre me pongo cachondo al recordarla:
"Dicen que tú eres el que sabe,
yo soy lo que te hace falta saber"
.
Subo al terrado de casa, donde los tendedores observan con desgana la luminosidad de la velada,
hay hojas persiguiéndose por el suelo por decisión del viento,
cables dominados por tiras opacas de esparadrapo,
mi manga se llena de polvo cuando fisgoneo en el de al lado,
el retraso con las nuevas macetas ha dejado descalzos los muros del vecino,
una de sus paredes presenta signos de larga y oscura procesión,
parece que la barbacoa haya estornudado.

Como cada sábado noche sin planes, salgo de su casa satisfecho,
una vez estoy en la mía, no puedo dormir por la excitación,
así que me afeito, y la espuma se retuerce al escapar del dosificador,
escucho el agua perderse por las tuberías,
me daría igual esta tranquilidad si no fuera plácida,
es como un segundo de respiro en medio de una inspección.
Enciendo la tele, y pasan una divertida astracanada de John Carpenter,
también concursos de estafadores y porno en baja resolución, pero eso siempre,
pienso en la Maternidad y en todas esas mentes por amasar,
estrujo paquetes de klínex vacíos como el cliché haría con los cigarrillos,
se frunce la funda del sofá,
apago la tele, que despierta de un sueño eléctrico,
el agujero del calcetín se ensancha de tanto sacármelo a tirones,
antes de apagar la luz, se despelota mi concepción de estas jornadas:
es domingo de madrugada.

viernes, 20 de marzo de 2009

Usted lo sabe todo de mi y yo no sé nada de usted?

Usted lo sabe todo de mi y yo no sé nada de usted? (junio-julio 2007)

Simbolismos, emblemas y demás aborrecibles objetos,
pueblos de gente adorable en abundancia y gilipollas repletos,
ignorad a los gilipollas, no estan los pueblos a ellos sujetos.
Ahoga mi idioma, y conviértelo en jerga,
que jo el seguiré parlant, llegint, escrivint,
dos és més que un, només em pot enriquir.

Baños de masas en mercados que dejan en entredicho muchos coeficientes,
pero suficiente aleccionadora es la vida como para dar sermones a la gente,
suficientes trípticos de promesas que con el tiempo pierden el remitente,
y suficientemente holgados los "gastos adicionales" con los euros del contribuyente.
"Que este pastel lo reparto yo, y hoy os quedáis sin él,
que no hacéis más que jugar con el primer plato, niñatos!"
ojalá millones de personas hicieran suyas estas dos últimas lineas,
el país daria un vuelco, los tanques asaltando las calles,
disciplina militar o tortura,
plantad cara a la corrupción, y veréis como está esta democracia de madura,
como dejan decidir al pueblo siempre y cuando sus negocios aprovechen la coyuntura,
horrible, pero peor fiar otra nueva legislatura.

Como dependientes perjurando la grandeza de fallidos electrodomésticos del "Todo a cien",
que estemos mejor que antaño no significa que estemos bien,
la prosperidad debe vestirse por los pies,
por qué pensar en bufandas cuando faltan calcetines?,
proselitismo del ying, proxenetismo del yang,
las catenarias del mundo reciben manguerazos,
discursos titubeantes sin repuntes de lucidez,
espacios para jóvenes en la calle? ya se lo preguntaréis a los turistas,
lo hablaréis con constructores, medios, grandes almacenes y economistas,
y diréis "no es prioritario, no sea usted egoísta",
y saldran generosas subvenciones para los amigos del consistorio,
y los barrios pobres desfasados con un solo ambulatorio.

Creerse que rutina es madurez: el peor de los males,
la vida se vuelve "de casa al curro, del curro a casa",
y si te aburres, a los centros comerciales,
vísceras perfumadas, cerebros con flato,
errores imprevisibles en horarios laborales,
cuerpos en tránsito, impasibles e imparables.

La guerra del agua, mis hijos la verían si no les hubiese hurtado la posibilidad,
luminosos monumentos rodeados de calles dominadas por la oscuridad,
motivaciones enfrentadas, como víctimas de la torre de Babel,
ignorando que pueden aprender el lenguaje del otro.
En búsqueda agónica de espacios fríos, ni templados,
hubo un tiempo en mi vida en que pasaba calor en verano,
lo cambié por un ecosistema y una pulmonía,
se estancan los criterios, no lo hace la tecnología.
El ártico, reducto de un mundo goloso que pronto va a vomitar,
lo van a dinamitar currículos intachables de trayectoria ejemplar,
es peculiar la relación moscas-porquería,
algo así como cama y jerarquía.

El que la hace la paga, y ya no lo ha hecho,
con oficio y sin beneficio, consistente idea de modernidad,
peor que mentir: la demagogia,
hay que aprender a analizar,
ver nuestra libertad distribuida entre opciones finitas,
flotar en piscinas con demasiados niños meones,
bailar con la paranoia dejando que corra el aire.
Ya me conozco sus dietas de los precios de mercado,
lo que no engorda por aquí, engorda por otro lado,
y la obesidad la padecen las cartillas de unos tipos trajeados.

La bipolaridad vital es tacaña e imperfecta,
podéis elegir entre ser clarividentes o felices.

viernes, 13 de marzo de 2009

Dios me libre de mear piedras

Dios me libre de mear piedras (octubre 2006)

Tal vez el sol se quede un poco más,
tal vez aguante con un pie a este lado
antes de abrirse paso entre las nubes,
puede que me vuelva a calentar,
y después, irse, otro dia más.

Miro lo que era feo,
ahora es bello,
o de ello me convenció,
apátrida de la normalidad.

Como señoras rasgadas por hojas de afeitar,
los vericuetos de mi salud
se ven encarcelados por fantasmas,
esto no es cosa de mi cebolla,
siguen quedando capas,
latirá.

Es mi carrera contra el tiempo,
la invasión de la oscuridad,
no veo lo que escribo,

menos grados ven que tiemblo,
ya tenía frialdad,
esto no es de recibo.

Los paraguas dejan rastro,
estelas de precaución,
van de luto las aceras,

los recuerdos son un gasto,
un desfase de reflexión,
da chavales mi cantera.

Ahora sí, garabatos,
solo humo del termostato,
ya vino a pisarnos el otoño.

domingo, 8 de marzo de 2009

Piedras en el camino

Piedras en el camino (agosto-octubre 2007)

Hablando pestes? si aquí no ha ocurrido nada,
las novelas baratas son cosas de la tarde en televisión,
quizá también pájaros en tu hueco cabezón,
pero farsas, no cojines donde asentar unos principios,
balsas sin vela que merecen naufragar.
La experiencia y el tiempo no te indultan,
contra más mujeres conozco, más ridícula resultas,
entre tanto despropósito, realizaste una genialidad,
fue tu mayor virtud, desaparecer con facilidad.

Vocablos pronunciados inesperados,
sol rabioso sobre mojado,
hay cosas que nunca terminan bien, pero no tienen por qué terminar mal,
esté como esté éste cadáver, solo me invita a fornicar.
Sal al balcón de la plaza y ejerce tu poder de convocatoria,
que vengan a aclamarte tremendismo, veleidad y demás escoria,
se dejarán las cuerdas vocales por ti, te necesitan para subsistir,
no seas modesta, tus gasas siempre cubrieron carne curada.

No es lo mismo ser tímido que seco, y contigo pierdo la vergüenza,
siendo tú, yo y la serpiente, caería en la zoofília,
para cuándo peajes en tu autopista afectiva?
eres tan vulnerable que es muy fácil entrar en ti y salir.
Elegante? toca de pies en el suelo,
mejor que tomes modelos, eres un "quiero y no puedo",
deberías dar voces reclutando gente que sepa mentir,
eres tan vulnerable que es muy fácil entrar en ti y salir.

Rescato con la lengua tus vísceras que cuelgan,
pues sí, me estoy quedando a gusto,
me estoy quedando más ancho que Rusia,
soy todo felicidad, sin señales de arrepentimiento,
no hay remordimientos, solo sensación de libertad.

No quiero ni despreciarte, voy a lavar los platos,
para qué hacer sangre contigo si ya goteas rumbo al precipicio?
me asusta y me da confianza esta ausencia de piedad,
no te tengo por persona, eres piedra,
tu respeto ya no llega a nimiedad,
para cielos como tú, me lanzo a infiernos de soledad.
Quién ansía saliva que es agua de borrajas?
no me costó rechazar las rebajas de tu insulso bazar,
comprobar que tus lloriqueos se asociaban con mi somnolencia,
perdón, no eres piedra, solo inexistencia.

Si la poesía violenta hablara de collares con las piezas de tu dentadura...
pero, ay nena, anda con cosas menos banales,
al parecer, ni para ella vales,
y asiente con el sentimiento ausente de emoción.
No temas, siempre estaré aquí para traerte a la mesa generosos platos de morcilla,
puedes hacer algo más de ruido mientra simulas tu indiferencia?
ya solo te queda dar chasquidos con los dedos, pardilla,
juras que eres frágil; yo te invito a quebrar.

Llegué antes que tú a esta pregunta:
de dónde provienen estas chispas de mis dedos?
aparecen al recordar tu nombre, se expanden al evocar tus actitudes,
eres tan vulnerable que es muy fácil entrar en ti y salir.
Como ballenas jugando a darle coletazos a una foca,
no es cuestión de venganza ni de humillación,
es pegar y destrozar por pura diversión,
eres tan vulnerable que es muy fácil entrar en ti y salir.

La vida no es justa ni reparte,
no se volverá en mi contra lo que llegue a menospreciarte,
careces de agudeza, mejor haz como si no hubiera existido,
yo ya entendí que no son un debe estas relaciones,
que generen vacaciones.

jueves, 5 de marzo de 2009

Más conciso y menos concesión

Más conciso y menos concesión (octubre-diciembre 2007)

Perdone, ¿es por aquí dónde caerse muerto?
descubrí las espinas de la flor de la vida,
las hadas dejaron su polvo en bolsillos agujereados,
víctima de la naturaleza mutable de la lógica personal,
también insulté por puro repudio, pero eso es lo de menos.

No fue cosa de chicas serias y con ojeras,
manos cuidadas, uñas enteras,
faldas aliadas con gabardinas sobreras,
no,
esta vez nos dejamos de hostias,
descubrimos que siempre hay motivos para hacer las cosas mal,
ahí radica la grandeza de hacerlas bien,
cierto es que toda ausencia en caso de emergencia es despedida,
cierto que nada pierde el que nada quiere conservar.

Mas conciso y menos concesión,
suelto frases a y sin discreción,
timoratos y medias tintas expulados de mi propia democracia,
aviso con tiempo, exterminaré toda clase de falacia,
así como justificaciones contextuales que solo esconden pereza,
seréis montículos de polillas a las que aplastar,
sonaréis como papel de regalo hecho pelota,
a veces, mejor ni uno en mano, todos volando.

Defensor de lo estrepitoso por antonomasia,
lo que no sudo follando, sale haciendo gimnasia,
anoto lo que otros no escriben, o escriben a medias por temor,
me dan vértigo los abismos personales, pero sin vértigo no hay uno mismo,
el sueño acumulado y el exceso de información me aturden como el peyote,
ya no cruzo miradas, solo son digresiones,
pues sí, es poco higiénico tener catarro con bigote.

Descansa Lázaro, no hay nada que demostrar,
ojos con gruesas vigas intentaron moldearme según su ideal,
pues quien buscó en mi un sueño, se encontró un brusco despertar,
a veces se hacen el sordo y he de alzar un poco la voz,
hay que ver la parte buena, yo es lo que digo:
"quiero tener silencios violentos contigo".

Observo mi libreta, se distingue perfectamente la parte impoluta de la magullada,
lo que queda por morder o acariciar, y lo que ya no queda nada,
sangre coagulada, saliva empantanada,
corteza cerebral y emocional chamuscada e incinerada,
me habla mi libreta en sus páginas vacías,
exige "no más versos de transición",
y ¿cómo se lo voy a negar?
aprieto el puntero del bolígrafo, y la tersura deja paso a las arrugas,
doy descanso a la poesía lejía, de vuelo raso,
descansa junto a Lázaro y otros mil sacrificados en la ruta hacia la comprensión.

Lo bueno, si breve, se hace de rogar,
la lotería no sabe nada de mi, sus triquiñuelas son en vano,
todos aplaudieron en la inauguración de la sala para chillar,
Anna Karina bailando entre columnas y mesas de billar,
yo menos reflexivo, cuando de tanto probar me olvidé de dudar,
Cupido lanzaba flechas con base de goma en vez de punta de metal,
el mundo recién se abría, así que no me iba nada mal,
ahora, parece ser que el arco se rompió,
y lo peor es que tampoco me va mal,
hay un colchón mullido que siempre me espera en este cuchitril.

Yo, cuando lo sepa todo sobre la vida, desconoceré la vida,
tú, cuando logres ser alguien, vuelve aquí a reirte de mi,
cuando alcances ciertas metas establecidas como zanahorias que colgaron ante ti,
acércate a centímetros, que te pueda ver bien,
espero ser más pobre pero menos estúpido que tú.

domingo, 1 de marzo de 2009

Mucho es "relativamente" al despertar

"Mucho" es "relativamente" al despertar (noviembre-diciembre 2007)

La fe mueve montañas, y los bastardos caerán de ellas,
lástima que los ríos sean de amplio caudal,
si no se salvan, es por pura torpeza,
pero se salvaran, no lo pase usted mal,
los pescadores discuten o se hacen los locos, y ellos llegan al mar.
Los euros que no doy a los mendigos los invierto en ver documentales sobre ellos,
sí, ese soy yo, el que no tiene nada de lo que alardear,
ya sabía que tenía algo en común con todo el mundo,
No importa que los pesimistas tengamos menos esperanza de vida,
al contrario, lo consideramos una bendición,
quizás envejecemos con algo de antelación,
pero agarrarse a un clavo ardiendo es crear una herida,
quizás contribuya a ello sus alaridos en el vagón,
dicen que forma parte de su folklore...
pues no les conviene ser conservadores.

La banda dice:
"el post-punk no ha muerto,
el post-punk ha vuelto"
repite:
"el post-punk no ha muerto,
el post-punk ha vuelto"
y al final, por sorpresa:
"pero que se marche a por tabaco, por favor"
Otro pijo de mierda se mea en el cajero,
no, no fue un mendigo, ellos lo hacen en botellas,
sino, ¿quién coño iba a dormir con ese hedor?
Llegados a este punto, busquemos algo inesperado y deslumbrante,
orgías que involucren al capitán y al debutante,
la explosión de "Operación Swordfish" en una tele gigante,
apruebo los objetivos de todo aquel que defienda mezclar vino y conducción,
así quizás prueben el metal de los quitamiedos cuando entren en acción.

Cocaína en Nevada. Posesión: 20 años. Venta: cadena perpetua,
y se llama Nevada!
Me armaría de mecheros y cerillas,
lucharía contra la invasión de los fascículos coleccionables,
pero es que ellos son muchos más.
La onomástica es la culpable de las guerras;
salvo si eres Primo de Rivera,
el nombre de uno solo dice mucho de sus padres,
Fando le dice a Lis: "tienes los ojos de Catherine Deneuve",
yo digo "maricona" con tono peyorativo,
aunque en lo último en lo que esté pensando sea en alguien homosexual,
la madre del filósofo se queja: "tú ves dando ideas!",
fregaos las manos en mis palabras, aprovechad la brasa,
he aquí mi sentimiento para con los nichos con efebos,
me paso las almas mártires por los huevos,
morir en juventud engulle años de escritura.

"Estoy encantado de conocerte",
y el espejo no suelta prenda.
Soy una lesbiana atrapada en el cuerpo de un hombre,
admiro los traseros femeninos por la calle y hago metáforas con ellos.
Precaución con los diamantes de la mente,
lo onírico nada irónico recarga el ambiente,
si la repercusión mueve al escritor, yo soy un desertor.
El primer paso es aceptarlo, aunque no ayude a solucionarlo,
el mp3 es mi jaco; internet, mi camello,
solo un cortocircuito podrá arreglarlo,
como predican las estrategias de rescate rusas para escuelas secuestradas,
como con un Palau hundido sin Saras ni Bodiroga,
o como cuando los Peppers y Calamaro dijeron "no a las drogas",
y sus lágrimas de sangre se volvieron de cocodrilo,
solo sirven para que BCNeta las escampe por toda la ciudad.

sábado, 21 de febrero de 2009

Y quién vigila a Dios?

Y quién vigila a Dios? (enero-febrero 2008)

Hay un libro tocho en sus despachos,
es un código secreto cargado de cinismo,
donde a la cobardía la llaman "respeto a los resultados",
y su supuesta seriedad es inmovilismo.
Que aseguren el aumento exponencial de los salarios?
gastan sus energías en ilegalizar partidos electorales,
será que molestan más que banderas con águilas imperiales,
ellas no haran uso de ciertos artículos constitucionales
que hablan de oportunidades para peculiaridades nacionales.
Agua turbia, comandante,
fines con medios difíciles de justificar,
a mi no me convencen, otros se dejaron impresionar,
si en un lado está mal, en el otro tambien lo va a estar.

Los ojos de la ética se han vuelto huidizos,
ovejas negras para políticos suizos,
de pequeño "no hagas eso" porque estaba mal; de mayor, porque estaría bien,
y da tanto miedo que mejor evadirse y no pensar.
La parsimonia de los juicios son solo maldito Formol,
nunca se logró mantener tan bien el descontrol,
este populismo no sé a dónde nos va a llevar,
el Congreso es primo-hermano de la barra del bar,
no dicen nada, pero estan todo el rato hablando.

Niños secuestrados a los que irse rifando,
adulación y reverencia a los caudillos de una África exterminada,
solo cambia de nombre el cáncer perenne en cada sociedad,
las cosas estan alteradas y parecen ciertas, o van alucinantemente en serio,
los crímenes que llenan las arcas relativizan las salvajadas,
existiendo la erótica del poder quién quiere derecho de pernada?
el hombre tiene una capacidad asombrosa de adaptación al medio,
sin metralletas seguirá habiendo guerras, pero con arma blanca.

Con convicciones no hay afiliaciones,
los reyes desnudos son difíciles de ignorar,
requerirá un ejercicio de fe y esperanza,
pero los capitalistas parecen iguales en una península que en una comunidad,
habrá una base moral para cada "-ismo",
también la hubo en el altruismo, unicornio que hace siglos desapareció,
no, no me creo ninguna de sus promesas,
todas son a largo plazo, cuando los charlatanes ya no estaran,
la frecuencia de la corrección política sigue operativa,
a veces crujen las ondas, pero nadie saldrá herido de aquí.

No, claro, al sistema ni tocarlo,
solo ciertos elegidos pueden magrearlo,
si es que debimos puntualizar...
"tomen parte del mundo" era una forma de hablar, no algo literal,
ONG's con retorcida ética torcida por malversaciones de sus gestores,
cenas contra el hambre de cinco tenedores,
morro fino, alma de carroñero,
estrellas del rock en paraísos fiscales que, ansiosos de notoriedad, se pretenden insurrectos,
el adulto no se vuelve tolerante, solo políticamente correcto,
aprende a discernir entre lo que le conviene decir, o a callar y sonreír.

Aquí el señor pescador, jefe de un lago como otro cualquiera,
hace, deshace y selecciona su pesca sin vacilar,
cuando alguno se resiste, siempre quedan los métodos no reglados,
pero a veces se excede, y no da tiempo a recogerlos todos de la superficie,
ya puede usar el remo para hundirlos,
estos peces flotan, no se sumergen,
no sé por qué se molesta, el resto de especies se limitan a ignorar.
Ganan los malos en la película, y qué moraleja se puede sacar?
la moraleja de que es lo que nos vamos a encontrar,
toda tranquilidad dejó de ser relajada para volverse mórbida,
todo el mundo tiene la palabra para no decir nada.

domingo, 15 de febrero de 2009

Concretas croquetas coquetas en brochetas

Concretas croquetas coquetas en brochetas (noviembre-diciembre 2007)

La situación es la misma que en las pasadas navidades,
mi nariz descarnada por la piel cercana a sus cavidades,
frases de algodón que ignorar, pero no dejar pasar desapercibidas,
ciertas vidas me producen nostalgia de funeral.

Un tipo de aspecto pensativo que, en realidad, juega con el móvil,
cortesía oculta los moretones de su cuello,
era lo más jodido del asunto,
y si no, lo era a secas, porque a mi no me había ni tocado.
Javier dijo "de realista a idealista solo cambian tres letras,
r de racional, id de idiota",
y alguien por ahí le propuso que fuera a buscar un poco de amor anal.

Otro tipo que hablaba distendido, da un portazo crispado al salir del metro,
cada demonio tiene algo de ángel caído; cada ángel, de pecador,
algún que otro ateo nunca jura en vano,
yo solo tengo un compromiso con mi forma de ser.

Intento ser honesto en todo lo que digo,
por eso cada vez hablo menos,
y, aún y así, algunas verdades mienten con el tiempo,
y hay mentiras con más argumentos que la verdad,
pues la mentira bien argumentada es verdad,
y la verdad solo es verdad al momento,
y si dura más es porque la verdad se ve intimidada por un anhelo,
igual que un hice no es un hago, un dije no es un digo,
y cuanto menos valiente es un dije, más se examina al digo,
y cuanto más valiente es un digo, más traidor es el dije,
pero no soy un fui, ni digo un dije,
queréis culpar al dije? si ya no dice nada...
interpretar actitudes basándose en clichés hace sentirse segura a la gente,
podría hablar alto y claro, pero nadie se lo merece,
al final, el silencio contiene la única verdad.

De paseo por las calles nocturnas, tan acogedoras como siempre,
entre tanto edificio, esa pequeña casa parece indefensa ante el cielo,
las señales de circulación parpadean, pero los coches duermen con otras,
y la joven asiática del ultramarinos ve la tele por ver.

Obras en el metro que asaltan la paz de los vecinos,
fachadas que son un mejunje de luces tibias,
debajo, los chivos expiatorios siguen con el ruido,
los basureros contribuyen con su percusión.

Cerveza desparramada en la acera,
las suelas de mis zapatos barren las hojas por donde paso,
sentir el cuerpo congelado es como sentir a la muerte,
y no estoy seguro de que ésta sea mejor lenta y perezosa.

Parques de ceniza y suciedad tras los fuegos artificiales,
la gente crece en grupo, yo lo hago solo, estaré preparado para cualquier cosa,
nada se entromete en mis objetivos, y todo sale mejor.

El camino más rápido entre dos puntos es el que me lleva caminando a mi barrio,
la sencillez encontró en tipos como yo a sus relicarios,
sabemos que el futuro va a tener que hacer gala de sus instintos primarios,
medio ambiente propietario de dos telediarios,
cantos de sirena distorsionados entonados por titulares incendiarios,
cierto como que más agua guardan los camellos que los dromedarios.
El invento de la historia: los abecedarios,
eso dijeron antes de que apareciese María Escario,
se sacó de la manga récords en natación y los mil goles de Romario,
y, entonces, visualicé a cada uno de mis adversarios,
esos clubs de lectura con altos trajeados literarios,
esos dioses paganos sin ideas propias sobre escenarios,
mejor luchas, gritos, berrinches en parvularios,
mojarse con la inundación, no ignorarlo desde el campanario,

el hombre de a pie, si quiere, da pie a un hombre extraordinario.

viernes, 13 de febrero de 2009

Ajusten la puerta al entrar, den un portazo al salir

Ajusten la puerta al entrar, den un portazo al salir (noviembre-diciembre 2007)

Qué es esto de quedar a escondidas con mis recuerdos?
tu nombre resopla en mi rostro,
hay un diálogo contínuo entre cosas que dan golpes,
me explicabas que las cosquillas ya no tenían sentido del humor
porque el sentido del humor ya no tenía gracia,
y miramos la pared, era y es lo más honesto que podemos hacer,
la situación no es para tirar cohetes, pero las bengalas ya nos iluminarán,
según los dogmas, el tiempo ha de poner las cosas en su lugar,
y si no, ya lo habremos logrado superar.
No voy a dejarme vencer por mis ojos, pese a que no apuesten por ti,
la esperanza me facilitará oxígeno mientras haya este rincón,
un rincón que es un tesoro,
el rincón de quien añoro,
este es un mensaje sin pudor, repleto de sandeces,
dice, en resumen, que te echo de menos.

Si las desesperaciones son tangibles, que rezuman,
lees cosas que te consumen, pero son tan interesantes...
el violin de Warren Ellis convierte la habitación en un prado deslizante por la fina lluvia,
todo parece borroso cuando aún estoy somnoliento,
como un mundo vidrioso condenado por su condición.
Entro en el bosque a buscar motivos,
le exigo clarividencia, y también sinceridad,
los árboles parecen reaccionar, pero mi inquietud está en los matorrales,
entre las hojas que caen, revolotea su conclusión,
tan sabio, él, sentencia: "bueno, entraste aquí, no?"
De vuelta al prado, la convicción huye, despavorida,
el viento es tan violento que la lluvia, en vez de hundirme, me empuja,
la sangre viaja a chorros cuando la hierba encuentra mi cogote,
las heridas mastican al enfriarse, es algo imposible de obviar,
y parece que no, pero sigue ahi el hecho de que te echo de menos.

Al banco de madera le arrancaron tablas, se le nota angustiado,
me siento a hacerle compañia, paga conmigo su malestar,
el pastor alemán recoge su cola para que no sea pisoteada,
la mía es de lagartija, la pierdo casi sin querer,
aquí, a hora y media del mar, hay gaviotas picoteando el vientre de una paloma.
El rulo tricolor de esa peluquería sobrevivió a la extinción,
su peluquero, chino, es como los clichés de Wong Kar-Wai,
de rostro adusto y eternos cigarros alicaidos entre sus labios,
su mujer lima las uñas de señoras que hablan del sufrimiento,
las salidas de emergencia de los restaurantes huelen a alimento,
las del metro, a motor quemado,
solo quedan turistas desubicados cuando la gente se pierde hacia algún lado,
las semanas pasan como segundos, y las recuerdo como años,
no obstante, en un momento se formó esta eternidad,
surgen llagas en el dia a dia cuando te echo de menos.

Tus dias malos se agarran a mi con las uñas despiertas,
pero los buenos se notan también,
a veces pienso que el rechazo me llega a fascinar,
cuando solo es que tienes una vida a parte de mi,
y no te lo digo para que sacrifiques a los otros por mi,
quizás tengas que sacrificarme a mi por los otros,
quiero decir, todos somos egoístas de por si,
pero siempre hay algunos a quienes entregamos todo,
yo te lo entrego todo a ti,
soy consciente de ello, y no me avergüenzo.
Mientras, se cubre de polvo la silla por arreglar,
el olvido va sobrado de encuentros,
esta noche, las montañas se parten en partículas por ti,
desaparecen como voces acalladas, una a una, por los mares helados,
oh, joder, te echo de menos.

domingo, 8 de febrero de 2009

Encierra a mi gato

Encierra a mi gato (enero-febrero 2008)

Nuestras rodillas chocaron, pero, milagrosamente, ambas salimos bien paradas,
tus ojos eran una pista lista para aterrizar,
y, si te vi temblar, creo que fue porque temblaba yo.
No llevaba las riendas aunque no fuese la dominada,
el afecto se salió de madre, y el pulso solo supo retroceder,
aprecié que las cristaleras alcanzan momentos de genialidad a tu lado,
que yo sería el pañuelo y tú la saliva del jazzman,
puedes volver a usarme, pero antes me has de lavar.
Tendré que ser honesta y no decirte "adiós" al despedirme,
no sé marchar de ti,
pero dentro de un rato ya pensaré en ello,
ahora solo hay tiempo para reaccionar,
muelles sin puerto, de los que chirrían,
las intenciones seran perversas o no seran,
no te preocupes por nada, traigo dinero con que pagar.

Algo hay de cierto, hoy estoy en celo,
y, cuando eso ocurre, quiero lo que quiero,
acércate, repugnante belleza, acércate,
convierte la realidad en un sufridor a punto de desfallecer,
la duda se mantuvo hasta que quise entender,
captar que el día adquiere luz cuando sé que luego te voy a tener,
no como esclava, más bien como parte de mi piel,
también pienso acerca de si, al retirar la silla a otra dama, la he de volver a adelantar,
tu permaneces ajena a mi reclusión, fuera de las sábanas,
paseas confiada, pero me controlas con el rabillo del ojo, lo sé,
quizás esperas encontrar un poco de verdad; seguramente, que me largue ya,
seré sincera y cruel en por qué no invierto en otro lado mi saliva,
miro alrededor, y por aquí no hay otra alternativa,
si lo mejora, es más aburrida,
y el dinero está a salvo, solo espera a que limpie todo esto.

martes, 3 de febrero de 2009

Virginia

Virginia (enero-febrero 2008)

Virginia, es agradable verte, pero no me conformo con eso,
ni con enredarme en esa extraña combinación grave y melosa de tu voz,
despierta algo más que atención percatarme de los escarceos entre tus dedos y las puntas de tus rizos,
o de si bostezas, discreta, amparada por la oscuridad.
Sigue estando bien perfilado el recuerdo de cuando nos encontramos,
estabas en la acera, con la puerta abierta, comprobando tu manera de aparcar,
yo, pasando por allí: "sí, está bien",
cerraste, callaste, y desapareciste.
Luego todo mejoró por nuestras amistades enlazadas,
la situación me daba cartas marcadas,
sin embargo, tu admiración silenciosa me descolocó,
y me equivoqué,
quise bromear por tu aniversario quitándote años,
pero tú eres tan joven que aún quieres sumar,
y no sonreíste en absoluto.

Virginia, ya hace tiempo que debiste cambiar de nombre,
no seran pocos los desengaños,
no pienso hacer el ridículo por ti,
tú eres más inteligente que todo eso,
solo quiero saber cómo somos de traviesos,
quiero hasta lamerte los granos,
serle infiel al sentido común un rato,
estar en ti debe dejar la mente en blanco,
no se me ocurre otro lugar más agradable.
Si estuvieras hecha de serrín, te limitarías a arder,
pero tanta pólvora concentrada me va a hacer volar por los aires,
si solo puedes estar de paso lo comprenderé,
también el crepúsculo me visita tiempo escaso,
y el suero, goteando, me da la clave de esta obsesión:
lo más potente de este amor es que no es irracional.

domingo, 1 de febrero de 2009

Letra de amor, desamor, o algo así

Letra de amor, desamor, o algo así (enero-febrero 2008)

"Bueno...", interrumpido a cada sílaba,
a estas horas, ya hay más sillas recogidas que ocupadas,
gato albino entre los pardos,
dices "para qué quieres ir allí a solas conmigo?",
y no sé si eres tú la que no tiene imaginación o soy yo,
y, si eres tú, es un fastidio tenerlo que explicar.
Esto no es ningún capricho,
te sé de memoria,
y me es imposible medir o prometer romper la duración de lo que ocurre,
seguro que coincidimos en saber que tampoco tiene sentido,
no me contaron el juego de lanzar bolas de azúcar,
yo estampo globos con un líquido que escuece y repara,
pero hoy soy capaz de ir de tu mano hacia mi propia traición,
sigo tragándome mis puntos de vista,
y no encuentro la puta manera de lograr llevarte allí.

Créeme, el refugio es el mejor plan,
las nubes van a darse cabezazos, y sus chispas nos chamuscarán,
yo prefiero tus manos para reducirme a cenizas,
prefiero trizas a impoluto, expuesto a salvación,
si el contacto está en mi latente, es porque es inherente,
el amor obtuvo su reputación al llegar a la praxis.
Eres hábil, muy hábil,
lograrías relajar a una ciudad de sus prisas,
he descubierto por qué las siluetas terminaban resultando borrosas,
porque te esperaba a ti,
en este partido que jugamos, las botas también saborean la hierba,
caen sobre ella y la saben agarrar,
tus falanges son finas y venosas, pues noto bultos sobre mis labios,
tu ombligo y yo nos asombramos,
no se han precisado lluvias para que este río vuelva a fluir.

miércoles, 28 de enero de 2009

Momento implosivo ante abuelo pre-cadáver alineado con pareja con hijo obstruyendo el paso

Momento implosivo ante abuelo pre-cadáver alineado con pareja con hijo obstruyendo el paso (marzo-abril 2008)

Estudiantes de aleman quieren irse a Berlin para hacer un estudio de campo del macho bávaro,
los seleccionarán dando latigazos con la mirada,
azotes distintos que los cosechados por este trato grosero y malhablado,
es un tipo sulfurado que lanza pullas a escasos metros de donde yo espero,
mi preferida: "eres más tonta que las piedras, y no por mérito de ellas",
otro, viejo, bohemio y trasnochado, intenta lo imposible con una joven de buen ver,
la revelación de la jornada aparece cuando vuelvo a leer:
"¿saben que Steve Buscemi salió a su madre?",
dicho esto, mi atención exige que la atienda,
observo a banda y banda, y soy yo la persona observada,
todos se dan por aludidos, yo solo quería distraer la vista,
veo a quien no quiero ver, la suerte está echada,
me reconoce, hago lo que he de hacer,
y la conversación se da por acabada.

La mires como la mires, es una fruta prohibida y tentadora,
dura como el hierro; hierática, como de cera,
pues sí, tiene su morbo Montserrat Nebrera.
Échale un vistazo a mi colección musical,
todos mis discos son una maravilla, o discos lamentables de gente que es una maravilla,
y asisto a conciertos y festivales de calidad en consonancia,
e ignoro que sus precios son de discutible exuberancia.
Un perro diminuto dobla su tamaño en heces sobre los charoles de una abuela empalagosa,
no es impudicia animal, es justicia poética,
el héroe que se agarra al tren express,
la escena del carrito en "...Elliot Ness",
pregunta para ti: sabrá el mendigo aprovechar que su destino tiene la ventana rota?
es pederasta el que logra frenar pero no extinguir su deseo hacia los niños?
cuánto tarda un cuerpo en desangrarse?
qué produciran las máquinas cuando nadie tenga dinero para consumir?

Me rasco la barba, y es como rascarle la espalda a un perro,
mis chicos hacían lo propio con sus párpados en el frenopático,
los extraños hacen bien alejándose de mi; hoy en día, nunca se sabe,
pueden acabar como todo ser humano que se jacta de ser oscuro y solo es autocomplaciente,
es la razón de más peso para lanzar mi artillería displicente,
tonterías y victimismo, uno tras otro, y otro, y otro,
te consideras escoria; de la peor calaña, añado.
Que sí, que sí, que Pete Seeger cortó el cable con la hacha,
ya lo han dicho en mil papeles,
no tenéis nada mejor que ofrecer?
Charles Manson, devoto de la belleza interior,
de ciega pasión por lo inherente, bruta y descarnada,
la violación no tomó clases de burocracia,
y, en un sitio apartado, la enfermedad está segura de que logró convencer.

Cuentas que debes preocuparte porque sabes que hay solución, pero aún no sabes cual es,
miro la tele, y digo que te escucho, pero, en realidad, pienso:
(yo a Berbatov lo fichaba),
y juras, a partir de ahora, prensar lo que se debe pensar,
pero serían como tiritas para no tiritar,
es un error ordenar alfabéticamente los conceptos,
son como críos hiperactivos en una ópera que solo avanza si el silencio gana.
Donde Joaquim compra carne matan los jueves y los martes,
pasó la moda asimétrica, y fue el azote de los sastres,
sé comprender a Hollywood y a cada uno de sus despropósitos,
tiene reinas de condenados, y yo condeno los reinados,
fue a por los adolescentes, y ahora abunda la copia, la redundancia y el cliché,
en ese rincón del norte, la situación también es complicada comparada con la más absoluta placidez,
y si un día, de verdad, un día descubro por qué las embarazadas se encierran en habitaciones,
no sé, entonces, qué ocurrirá con todo esto.

sábado, 24 de enero de 2009

Eva y las entrañas

Eva y las entrañas (septiembre 2006)

Rondaba Eva por el árbol prohibido, y vió dormir a la serpiente. "Esa maldita manzana -pensó-, qué demonios ocurrirá con ella?". Algo le decía que esa fruta escondía el secreto de la omnipotencia, pues cualquier otro motivo resultaría un capricho divino. Decidió, pues, tomar la iniciativa, y cogió la pieza que le quedaba más cercana, por si el réptil despertaba y habían represalias. Se acercó a Adan y dipositó la manzana a su lado, sobre la hierba. Adan ni se inmutó, se limitó a decir "por fin te has decidido" con total tranquilidad, a lo que Eva respondió "yo he dado el primer paso. Es hora de que actúes tú". "Ahora o nunca" soltó Adan, impulsivo, pero Eva le convenció de que no había prisa para ello, mientras le acariciaba con dulzura los testículos.
Al cabo de un rato, y mientras disfrutaban de una inesperada y suave brisa (Eva, incluso, empezaba a dormitar), le dió a Adan por probar la manzana. Comió un buen trozo, cerciorando nada más que un sabor intenso y ácido, pues las molestias interdentales eran ya algo habitual de todo alimento. Sin embargo, todo cambió al llegar la porción al estómago. Adan vomitó y vomitó líquido sin parar, bilis amarillenta de inmundo olor, hasta desmayarse. Eva, claro, se había desvelado con el ruido que conllevó toda esta iniciación al dolor. Restaba horrorizada y confusa.
Apareció entonces, y de la nada, Dios, con su característica mirada vacía y esa expresión impredecible. Ordenó a Eva con decisión que apoyara a Adan contra el tronco del peral, árbol que les habría salido más a cuenta seguir consumiendo. Eva realizó su cometido sin dilaciones, mientras el moribundo empezaba a retomar la conciencia. Entonces Dios, nuevamente, le ordenó que cogiera la manzana y la pusiera sobre la cabeza de Adan. Eva, invadida por una desconocida sensación de ansiedad y sumisión, lo hizo rápidamente, tan rápidamente como Dios lanzó un rayo de luz, fallando con intención al estómago de Adan, repartiéndose hígado, intestinos, visceras y demás por el suelo, y parte por la cara y el cuerpo de Eva, que sintió una gran necesidad de gritar, y notaba líquido en sus ojos. Gritó. Adan se retorcía de dolor, mientras la manzana rodaba poco más allá de las raíces del peral. Dios lo observaba todo. Eva, que ya gimoteaba, acertó a preguntar "por qué tanto castigo?", a lo que Dios respondió "Hija, no es un castigo, es el destino. Errar es de humanos, todo estaba escrito."
Y Eva seguía sin entender nada, y Dios, pese a ser parco en palabras, anunciaba una larga y clarividente explicación de la situación y de su reestructuración, pero Eva no se percató, anulada por los vociferos que profería Adan. Dios no lo volvió a repetir. Un extraño animal blanco, minúsculo y alargado, se adentró en la manzana. Adan, entre la conmoción y el desvarío, chilló "mátame, por favor! mátame de una vez!". Dios no dijo nada, se fijaba en él como si fuera el horizonte. Finalmente, sentenció "Esto solo es el principio".

miércoles, 21 de enero de 2009

El carrer dels petons

El carrer dels petons (novembre-desembre 2007, gener 2008)

Amb la tempesta ja calmada,
em donaren les claus de la ciutat on vaig néixer,
créixer va ser qüestió d'escoltar i observar,
prosperar, de fer veure que ho entenia,
i romandre comportà diverses inversions.
Sense saber-me rei, un home s'agenolla devant meu,
m'enllustra les sabates al cercar les monedes que han rodolat,
diria que m'honora si no fos perque parloteja,
ho puc considerar respecte, el deixo marxar.
Avalot inesperat dins la cambra d'aigües,
fins i tot per al soroll seria un escarafall,
lavabo d'homes amb els membres erectes, batint-se com en un duel d'espases,
millor surto a on sigui, i em busco la vida,
mentre neixien rius calents entre els meus talons
vaig veure que pixava al carrer dels petons.

Un vell en màniga de camisa remou la brossa,
recupera diaris en ordre indesxifrable,
el jovent fa el previst assegut a silenciosos passadisos soterranis,
borden, capcots, i el tedi espurneja,
al costat, la parella del grup festeja,
ell fa servir un bastó de pa com a vareta,
promet convertir-la en fada, li pica al cap amb el crustó,
òbviament, anuncia l'èxit de la seva magia, doncs ella no ha canviat gens,
riuen i coordinen malament els petons, i es fa el capvespre,
aprofiten que el fred només xiula, té paciència per a estona,
en absència de margarides, trossegen paquets de tabac:
"et necessito,
no et necessito;
et necessito,
no et necessito"

Anys i panys, i de nit tan sols queden els de pura raça,
tots el orfes de cor trobaren algú amb qui quedar-se a casa,
trobaren algú que cercava una excusa per a quedar-se a casa,
i allunyar-se de paraules llegides i escoltades,
discursos mal dits i pitjor aplicats,
discursos maleïts que, per orgull, només engendren maldecaps.
Surto de la dutxa, i el marbre em fa de sola,
cada cop més cabells febles a la tovallola,
penso en els lladrucs que vaig llençar als que molestaven,
i, tot i així, el que vaig haver d'aguantar,
el que vaig haver d'aguantar, el que vaig haver d'aguantar...
Quí diu que els ulls són testimoni anímic?
els d'ell eren satisfets i folgats,
l'imaginació, deien, era la seva bonança,
dies després, se'l trobàren penjat,
jo ja vaig avisar que no tocava de peus a terra...

Fugint d'estudi ens condemnem a un futur de present,
assolim fites que estaven conquerides,
i el que no es bo, per repetició, és més dolent.
Earth dibuixen llacs secs als marasmes de la meva situació,
allà on jo dormo per costum i em llevo sense saber orientar-me,
focus de llum deixen enrere llocs inhòspits i ferèstecs,
enlluernen una nit que avança a mossegades i batega la sang que haurà de vessar,
el ressó de la ciutat resulta agraït, per llunyà, des d'aquí,
un terreny despullat on no hi ha ni pols capaç de tacar,
les úniques marques a terra són cosa de la penombra,
el vent porta un ritme impossible d'abastar,
amb altres ulls, aquest ambient mort treu foc pels queixals,
per sort, la porta sembla forta,
abans d'entrar, em pentino el bigoti amb les claus de la ciutat,
aquesta nit aquí; la propera, on tampoc ens poguem mullar.

lunes, 12 de enero de 2009

Pequeño diccionario conceptual V

Pequeño diccionario conceptual V (octubre 2007 - diciembre 2008)

Cordura y cordialidad
son vecinos de página que se ignoran

la razón
el único motor que no resuena

una arma es como una mierda
la mayoría de animales la evitan, pero siempre hay moscas que acuden a ella

un palacio
impúdica ostentación

el sexo
3 en 1 corporal

la ansiedad
una cabellera enmarañada que tapa los ojos de la lucidez

la tristeza
gasolina perdida camino del desguace

la estética
un accidente

el desamparo
la capilla de los consternados

la inercia
la atmósfera de lo que se conoce como madurez

filántropo
romántico;
misántropo
presente!

el vicio
estado famélico de tu parte animal

pesimista positivo
justo aquel que sigue vivo

perspicaces
articulistas del diario proverbial

la verdad
oscura luz

la democracia
una dictadura repartida

dudar
pensar

el respeto
la ley más justa

los juramentos
presión y decepción

la torpeza
patrocinadora de la desgracia;
la desgracia
algo ambiguo

eufemismos
insultos

los niños
adultos sin diplomacia

los remordimientos
secuaces de una mafia que te vendió perversidad

el suicidio
un punto de vista

el fracaso
conclusión natural devenida causa mortal

la satisfacción
comprender a tus enemigos

la avarícia
el pecado;
la lujuria
su lobotomía.

Pequeño diccionario conceptual IV

Pequeño diccionario conceptual IV (enero-septiembre 2007)

La vida es sueño,
pesadillas, en concreto

el amor
una destrucción argumentada

la música
puede ser poesía, pero, ante todo, música

los conformistas
un lastre

la piedra en el camino
un famoso estribillo

la ONU
Omisión y Negligencia Unidas

ser feo
es que te confundan con el hermano de tu novia

un amigo
alguien que se preocupa por ti como un egocéntrico haría consigo mismo

la ignorancia
algo demasiado abundante como para ir rechazando cosas sin conocimiento de causa

beber
es consecuencia de la causa vital

cada optimista
un hijo de puta en potencia

la memoria
poesía aburrida

su Majestad
un golpe de Estado

dosis de narcisismo
combustible para la autoestima

las palabras
conejos en la chistera del poeta

la personalidad
generador de enemigos

el trabajo en exceso
torturador de matrimonios muertos

madurar mal
adaptarse al medio

la eternidad
isla vacía de convicción

las revistas de moda
pornografía dura

alguien solitario
un autista extrovertido

el dinero
la Biblia del bastardismo

el amor, también
venas con sangre caliente

el sexo
autosuficiente

las navidades
!!!!...te llamabas, perdón?

las amistades
desacato a las vanidades

la autocrítica
alivia, descongestiona y purifica

la autocompasión
detestable comparsa de la reflexión
hermana fea de la opinión

la asimetría
desecho de la sociedad

la teoría
es la madre de la práctica,
y se tragó que ésta se porta bien de noche

Pequeño diccionario conceptual III

Pequeño diccionario conceptual III (enero-abril-noviembre 2006)

Hollywood
es Renée Zellweger engordando,
a las mujeres gordas reivindicando,
y adelgazando a los 55 kilos

La falsedad
soy yo,
rajando del sistema
y trabajando en El Corte Inglés

Los escritos,
trozos de carne
entre los dientes de la experiencia

Los trasquilones
son infancia

El error
coches de trabajadores
ardiendo en Francia

La poesía
es un maquillaje favorecedor

La vida
ese chiste en la terraza

Un referéndum
una opinión,
ante los resultados
reflexión

Autengaño
besos dados por dar

Avanzar
es trenzar los dedos

La antipatía
visceralidad incomprendida

Asumir
es la resignación del optimista

La euforia
anomalía espacio-temporal

La reflexión
es flagelante,
pero abre agujeros en el muro

La providencia
salvó a Thorpe por inercia

El progreso
es sobrepeso

La soberbia
es tan nociva como la ignorancia

La justícia
tiene una vista de lince

La ley
con sangre entra
aunque solo funcione con sentido común

El amado
está erecto y en celo

El pecado
esas migas por el suelo

El hedor
alguien demasiado sensible

Tu olor,
juraría, es comestible

El líder
claramente invisible

El futuro
estropea al presente

Pequeño diccionario conceptual II

Pequeño diccionario conceptual II (diciembre 2005)

El silencio
siempre me pareció demasiado enorme para ser tan vacío.

Las miradas
devoran palabras.

Las distancias cortas,
¿por qué las alargamos tanto?

Las discusiones tontas
son el epitafio patético

La enfermedad
es una urna de cristal quebrada.

La soledad
es encontrarse a uno mismo para acabar de perderse.

Emborracharse
es hacer los sueños realidad.

La filosofía
es lo que más de uno querría.

El fútbol
es un deporte
que juegan once contra once,
y siempre gana la recaudación.

La publicidad
es una lobotomía.

La pérdida
una bala en la felicidad.

La venganza
es querer algo que tampoco es para tanto.

La alianza
se la dejo a quien quiera firmar papeles
en lugar de confianza.

El dinero
es la peor adicción.

La libertad
no tuvo restricción,
pero nada es lo que era.

La música
es una ausencia inconcebible.

La pasión
es comestible,
y te puede contagiar.

El humano
es un error que nadie pudo presagiar.

El mundo
un tullido.

El recuerdo
un aullido.

La creación
mi nido.

Pequeño diccionario conceptual I

Pequeño diccionario conceptual I (noviembre 2005)

La vida
es aguantarse con la punta de los dedos
la falacia del amor conyugal
matar a Pinochet
quemar los discos de Bisbal

La suerte,
ese trilero que nos la ha vuelto a pegar
y si existe un regreso, es que nos hemos olvidado algo

Las opiniones son como las pollas
algunas tienen más cosas que decirque otras

El amor
es el látigo de los no elegidos

La paciencia
se limita a esperar

Y el dolor
tiene los poderes del Dios que nos venden

La duda
nunca lo tuvo claro
La tetuda
mucho ruido y pocas nueces
La carne cruda
es el alimento de quien te paga

El sexo
se hace, no se habla

La masturbación
me susurró piropos que me sedujeron

La guerra
es el ripio de los políticos

La droga,
al principio, te deja igual

Olvidar
es dejar de sufrir
aunque a veces sea no querer recordar

La violencia
es imponer

Ignorar
es no saber ver

Equivocarse
es acertar en el examen de la experiencia

La coherencia
pulmones intangibles

La sensualidad
un par de tangos

La tristeza
una sonrisa con una mirada rota

El cerebro
un oceano
o una gota

domingo, 4 de enero de 2009

Educación para la ciudadanía

Educación para la ciudadanía (julio-diciembre 2008)

Guerra en Irán
gastos y grandes inversiones
cuota de PIB que evita la recesión
números verdes
subvenciones repartidas
honorarios
difusión de alcance limitado
acuerdos transoceánicos
ruedas de prensa
materiales y niveles de necesidad
escaparates repuestos
sociedad del bienestar
precios rebentados
basculaciones de mercado
balanza de pagos
codificación de datos
opercaciones de alto riesgo
malversación
falta de liquidez
cumbres y consejos
cabezas de turco
comunicados oficiales
congelación de salarios
rebajas fiscales
mecanismos de influencia
corrientes de opinión
dictámen de estadistas
propaganda
móvil...

...golpe de Estado en Bolívia.