sábado, 21 de febrero de 2009

Y quién vigila a Dios?

Y quién vigila a Dios? (enero-febrero 2008)

Hay un libro tocho en sus despachos,
es un código secreto cargado de cinismo,
donde a la cobardía la llaman "respeto a los resultados",
y su supuesta seriedad es inmovilismo.
Que aseguren el aumento exponencial de los salarios?
gastan sus energías en ilegalizar partidos electorales,
será que molestan más que banderas con águilas imperiales,
ellas no haran uso de ciertos artículos constitucionales
que hablan de oportunidades para peculiaridades nacionales.
Agua turbia, comandante,
fines con medios difíciles de justificar,
a mi no me convencen, otros se dejaron impresionar,
si en un lado está mal, en el otro tambien lo va a estar.

Los ojos de la ética se han vuelto huidizos,
ovejas negras para políticos suizos,
de pequeño "no hagas eso" porque estaba mal; de mayor, porque estaría bien,
y da tanto miedo que mejor evadirse y no pensar.
La parsimonia de los juicios son solo maldito Formol,
nunca se logró mantener tan bien el descontrol,
este populismo no sé a dónde nos va a llevar,
el Congreso es primo-hermano de la barra del bar,
no dicen nada, pero estan todo el rato hablando.

Niños secuestrados a los que irse rifando,
adulación y reverencia a los caudillos de una África exterminada,
solo cambia de nombre el cáncer perenne en cada sociedad,
las cosas estan alteradas y parecen ciertas, o van alucinantemente en serio,
los crímenes que llenan las arcas relativizan las salvajadas,
existiendo la erótica del poder quién quiere derecho de pernada?
el hombre tiene una capacidad asombrosa de adaptación al medio,
sin metralletas seguirá habiendo guerras, pero con arma blanca.

Con convicciones no hay afiliaciones,
los reyes desnudos son difíciles de ignorar,
requerirá un ejercicio de fe y esperanza,
pero los capitalistas parecen iguales en una península que en una comunidad,
habrá una base moral para cada "-ismo",
también la hubo en el altruismo, unicornio que hace siglos desapareció,
no, no me creo ninguna de sus promesas,
todas son a largo plazo, cuando los charlatanes ya no estaran,
la frecuencia de la corrección política sigue operativa,
a veces crujen las ondas, pero nadie saldrá herido de aquí.

No, claro, al sistema ni tocarlo,
solo ciertos elegidos pueden magrearlo,
si es que debimos puntualizar...
"tomen parte del mundo" era una forma de hablar, no algo literal,
ONG's con retorcida ética torcida por malversaciones de sus gestores,
cenas contra el hambre de cinco tenedores,
morro fino, alma de carroñero,
estrellas del rock en paraísos fiscales que, ansiosos de notoriedad, se pretenden insurrectos,
el adulto no se vuelve tolerante, solo políticamente correcto,
aprende a discernir entre lo que le conviene decir, o a callar y sonreír.

Aquí el señor pescador, jefe de un lago como otro cualquiera,
hace, deshace y selecciona su pesca sin vacilar,
cuando alguno se resiste, siempre quedan los métodos no reglados,
pero a veces se excede, y no da tiempo a recogerlos todos de la superficie,
ya puede usar el remo para hundirlos,
estos peces flotan, no se sumergen,
no sé por qué se molesta, el resto de especies se limitan a ignorar.
Ganan los malos en la película, y qué moraleja se puede sacar?
la moraleja de que es lo que nos vamos a encontrar,
toda tranquilidad dejó de ser relajada para volverse mórbida,
todo el mundo tiene la palabra para no decir nada.

domingo, 15 de febrero de 2009

Concretas croquetas coquetas en brochetas

Concretas croquetas coquetas en brochetas (noviembre-diciembre 2007)

La situación es la misma que en las pasadas navidades,
mi nariz descarnada por la piel cercana a sus cavidades,
frases de algodón que ignorar, pero no dejar pasar desapercibidas,
ciertas vidas me producen nostalgia de funeral.

Un tipo de aspecto pensativo que, en realidad, juega con el móvil,
cortesía oculta los moretones de su cuello,
era lo más jodido del asunto,
y si no, lo era a secas, porque a mi no me había ni tocado.
Javier dijo "de realista a idealista solo cambian tres letras,
r de racional, id de idiota",
y alguien por ahí le propuso que fuera a buscar un poco de amor anal.

Otro tipo que hablaba distendido, da un portazo crispado al salir del metro,
cada demonio tiene algo de ángel caído; cada ángel, de pecador,
algún que otro ateo nunca jura en vano,
yo solo tengo un compromiso con mi forma de ser.

Intento ser honesto en todo lo que digo,
por eso cada vez hablo menos,
y, aún y así, algunas verdades mienten con el tiempo,
y hay mentiras con más argumentos que la verdad,
pues la mentira bien argumentada es verdad,
y la verdad solo es verdad al momento,
y si dura más es porque la verdad se ve intimidada por un anhelo,
igual que un hice no es un hago, un dije no es un digo,
y cuanto menos valiente es un dije, más se examina al digo,
y cuanto más valiente es un digo, más traidor es el dije,
pero no soy un fui, ni digo un dije,
queréis culpar al dije? si ya no dice nada...
interpretar actitudes basándose en clichés hace sentirse segura a la gente,
podría hablar alto y claro, pero nadie se lo merece,
al final, el silencio contiene la única verdad.

De paseo por las calles nocturnas, tan acogedoras como siempre,
entre tanto edificio, esa pequeña casa parece indefensa ante el cielo,
las señales de circulación parpadean, pero los coches duermen con otras,
y la joven asiática del ultramarinos ve la tele por ver.

Obras en el metro que asaltan la paz de los vecinos,
fachadas que son un mejunje de luces tibias,
debajo, los chivos expiatorios siguen con el ruido,
los basureros contribuyen con su percusión.

Cerveza desparramada en la acera,
las suelas de mis zapatos barren las hojas por donde paso,
sentir el cuerpo congelado es como sentir a la muerte,
y no estoy seguro de que ésta sea mejor lenta y perezosa.

Parques de ceniza y suciedad tras los fuegos artificiales,
la gente crece en grupo, yo lo hago solo, estaré preparado para cualquier cosa,
nada se entromete en mis objetivos, y todo sale mejor.

El camino más rápido entre dos puntos es el que me lleva caminando a mi barrio,
la sencillez encontró en tipos como yo a sus relicarios,
sabemos que el futuro va a tener que hacer gala de sus instintos primarios,
medio ambiente propietario de dos telediarios,
cantos de sirena distorsionados entonados por titulares incendiarios,
cierto como que más agua guardan los camellos que los dromedarios.
El invento de la historia: los abecedarios,
eso dijeron antes de que apareciese María Escario,
se sacó de la manga récords en natación y los mil goles de Romario,
y, entonces, visualicé a cada uno de mis adversarios,
esos clubs de lectura con altos trajeados literarios,
esos dioses paganos sin ideas propias sobre escenarios,
mejor luchas, gritos, berrinches en parvularios,
mojarse con la inundación, no ignorarlo desde el campanario,

el hombre de a pie, si quiere, da pie a un hombre extraordinario.

viernes, 13 de febrero de 2009

Ajusten la puerta al entrar, den un portazo al salir

Ajusten la puerta al entrar, den un portazo al salir (noviembre-diciembre 2007)

Qué es esto de quedar a escondidas con mis recuerdos?
tu nombre resopla en mi rostro,
hay un diálogo contínuo entre cosas que dan golpes,
me explicabas que las cosquillas ya no tenían sentido del humor
porque el sentido del humor ya no tenía gracia,
y miramos la pared, era y es lo más honesto que podemos hacer,
la situación no es para tirar cohetes, pero las bengalas ya nos iluminarán,
según los dogmas, el tiempo ha de poner las cosas en su lugar,
y si no, ya lo habremos logrado superar.
No voy a dejarme vencer por mis ojos, pese a que no apuesten por ti,
la esperanza me facilitará oxígeno mientras haya este rincón,
un rincón que es un tesoro,
el rincón de quien añoro,
este es un mensaje sin pudor, repleto de sandeces,
dice, en resumen, que te echo de menos.

Si las desesperaciones son tangibles, que rezuman,
lees cosas que te consumen, pero son tan interesantes...
el violin de Warren Ellis convierte la habitación en un prado deslizante por la fina lluvia,
todo parece borroso cuando aún estoy somnoliento,
como un mundo vidrioso condenado por su condición.
Entro en el bosque a buscar motivos,
le exigo clarividencia, y también sinceridad,
los árboles parecen reaccionar, pero mi inquietud está en los matorrales,
entre las hojas que caen, revolotea su conclusión,
tan sabio, él, sentencia: "bueno, entraste aquí, no?"
De vuelta al prado, la convicción huye, despavorida,
el viento es tan violento que la lluvia, en vez de hundirme, me empuja,
la sangre viaja a chorros cuando la hierba encuentra mi cogote,
las heridas mastican al enfriarse, es algo imposible de obviar,
y parece que no, pero sigue ahi el hecho de que te echo de menos.

Al banco de madera le arrancaron tablas, se le nota angustiado,
me siento a hacerle compañia, paga conmigo su malestar,
el pastor alemán recoge su cola para que no sea pisoteada,
la mía es de lagartija, la pierdo casi sin querer,
aquí, a hora y media del mar, hay gaviotas picoteando el vientre de una paloma.
El rulo tricolor de esa peluquería sobrevivió a la extinción,
su peluquero, chino, es como los clichés de Wong Kar-Wai,
de rostro adusto y eternos cigarros alicaidos entre sus labios,
su mujer lima las uñas de señoras que hablan del sufrimiento,
las salidas de emergencia de los restaurantes huelen a alimento,
las del metro, a motor quemado,
solo quedan turistas desubicados cuando la gente se pierde hacia algún lado,
las semanas pasan como segundos, y las recuerdo como años,
no obstante, en un momento se formó esta eternidad,
surgen llagas en el dia a dia cuando te echo de menos.

Tus dias malos se agarran a mi con las uñas despiertas,
pero los buenos se notan también,
a veces pienso que el rechazo me llega a fascinar,
cuando solo es que tienes una vida a parte de mi,
y no te lo digo para que sacrifiques a los otros por mi,
quizás tengas que sacrificarme a mi por los otros,
quiero decir, todos somos egoístas de por si,
pero siempre hay algunos a quienes entregamos todo,
yo te lo entrego todo a ti,
soy consciente de ello, y no me avergüenzo.
Mientras, se cubre de polvo la silla por arreglar,
el olvido va sobrado de encuentros,
esta noche, las montañas se parten en partículas por ti,
desaparecen como voces acalladas, una a una, por los mares helados,
oh, joder, te echo de menos.

domingo, 8 de febrero de 2009

Encierra a mi gato

Encierra a mi gato (enero-febrero 2008)

Nuestras rodillas chocaron, pero, milagrosamente, ambas salimos bien paradas,
tus ojos eran una pista lista para aterrizar,
y, si te vi temblar, creo que fue porque temblaba yo.
No llevaba las riendas aunque no fuese la dominada,
el afecto se salió de madre, y el pulso solo supo retroceder,
aprecié que las cristaleras alcanzan momentos de genialidad a tu lado,
que yo sería el pañuelo y tú la saliva del jazzman,
puedes volver a usarme, pero antes me has de lavar.
Tendré que ser honesta y no decirte "adiós" al despedirme,
no sé marchar de ti,
pero dentro de un rato ya pensaré en ello,
ahora solo hay tiempo para reaccionar,
muelles sin puerto, de los que chirrían,
las intenciones seran perversas o no seran,
no te preocupes por nada, traigo dinero con que pagar.

Algo hay de cierto, hoy estoy en celo,
y, cuando eso ocurre, quiero lo que quiero,
acércate, repugnante belleza, acércate,
convierte la realidad en un sufridor a punto de desfallecer,
la duda se mantuvo hasta que quise entender,
captar que el día adquiere luz cuando sé que luego te voy a tener,
no como esclava, más bien como parte de mi piel,
también pienso acerca de si, al retirar la silla a otra dama, la he de volver a adelantar,
tu permaneces ajena a mi reclusión, fuera de las sábanas,
paseas confiada, pero me controlas con el rabillo del ojo, lo sé,
quizás esperas encontrar un poco de verdad; seguramente, que me largue ya,
seré sincera y cruel en por qué no invierto en otro lado mi saliva,
miro alrededor, y por aquí no hay otra alternativa,
si lo mejora, es más aburrida,
y el dinero está a salvo, solo espera a que limpie todo esto.

martes, 3 de febrero de 2009

Virginia

Virginia (enero-febrero 2008)

Virginia, es agradable verte, pero no me conformo con eso,
ni con enredarme en esa extraña combinación grave y melosa de tu voz,
despierta algo más que atención percatarme de los escarceos entre tus dedos y las puntas de tus rizos,
o de si bostezas, discreta, amparada por la oscuridad.
Sigue estando bien perfilado el recuerdo de cuando nos encontramos,
estabas en la acera, con la puerta abierta, comprobando tu manera de aparcar,
yo, pasando por allí: "sí, está bien",
cerraste, callaste, y desapareciste.
Luego todo mejoró por nuestras amistades enlazadas,
la situación me daba cartas marcadas,
sin embargo, tu admiración silenciosa me descolocó,
y me equivoqué,
quise bromear por tu aniversario quitándote años,
pero tú eres tan joven que aún quieres sumar,
y no sonreíste en absoluto.

Virginia, ya hace tiempo que debiste cambiar de nombre,
no seran pocos los desengaños,
no pienso hacer el ridículo por ti,
tú eres más inteligente que todo eso,
solo quiero saber cómo somos de traviesos,
quiero hasta lamerte los granos,
serle infiel al sentido común un rato,
estar en ti debe dejar la mente en blanco,
no se me ocurre otro lugar más agradable.
Si estuvieras hecha de serrín, te limitarías a arder,
pero tanta pólvora concentrada me va a hacer volar por los aires,
si solo puedes estar de paso lo comprenderé,
también el crepúsculo me visita tiempo escaso,
y el suero, goteando, me da la clave de esta obsesión:
lo más potente de este amor es que no es irracional.

domingo, 1 de febrero de 2009

Letra de amor, desamor, o algo así

Letra de amor, desamor, o algo así (enero-febrero 2008)

"Bueno...", interrumpido a cada sílaba,
a estas horas, ya hay más sillas recogidas que ocupadas,
gato albino entre los pardos,
dices "para qué quieres ir allí a solas conmigo?",
y no sé si eres tú la que no tiene imaginación o soy yo,
y, si eres tú, es un fastidio tenerlo que explicar.
Esto no es ningún capricho,
te sé de memoria,
y me es imposible medir o prometer romper la duración de lo que ocurre,
seguro que coincidimos en saber que tampoco tiene sentido,
no me contaron el juego de lanzar bolas de azúcar,
yo estampo globos con un líquido que escuece y repara,
pero hoy soy capaz de ir de tu mano hacia mi propia traición,
sigo tragándome mis puntos de vista,
y no encuentro la puta manera de lograr llevarte allí.

Créeme, el refugio es el mejor plan,
las nubes van a darse cabezazos, y sus chispas nos chamuscarán,
yo prefiero tus manos para reducirme a cenizas,
prefiero trizas a impoluto, expuesto a salvación,
si el contacto está en mi latente, es porque es inherente,
el amor obtuvo su reputación al llegar a la praxis.
Eres hábil, muy hábil,
lograrías relajar a una ciudad de sus prisas,
he descubierto por qué las siluetas terminaban resultando borrosas,
porque te esperaba a ti,
en este partido que jugamos, las botas también saborean la hierba,
caen sobre ella y la saben agarrar,
tus falanges son finas y venosas, pues noto bultos sobre mis labios,
tu ombligo y yo nos asombramos,
no se han precisado lluvias para que este río vuelva a fluir.