lunes, 30 de marzo de 2009

Sabado noche

Sábado noche (octubre 2008 - marzo 2009)

Es sábado noche, y salgo de su casa satisfecho,
si es una razón de ser, vivo por y para el contagio,
ni siquiera reparo en el asco tremendo que me daba el sello bañado en oro de su anular,
no lo volví a mirar, y logré olvidarme de él.
Al pasar por plaça Eivissa me viene a la cabeza su primera frase,
siempre me pongo cachondo al recordarla:
"Dicen que tú eres el que sabe,
yo soy lo que te hace falta saber"
.
Subo al terrado de casa, donde los tendedores observan con desgana la luminosidad de la velada,
hay hojas persiguiéndose por el suelo por decisión del viento,
cables dominados por tiras opacas de esparadrapo,
mi manga se llena de polvo cuando fisgoneo en el de al lado,
el retraso con las nuevas macetas ha dejado descalzos los muros del vecino,
una de sus paredes presenta signos de larga y oscura procesión,
parece que la barbacoa haya estornudado.

Como cada sábado noche sin planes, salgo de su casa satisfecho,
una vez estoy en la mía, no puedo dormir por la excitación,
así que me afeito, y la espuma se retuerce al escapar del dosificador,
escucho el agua perderse por las tuberías,
me daría igual esta tranquilidad si no fuera plácida,
es como un segundo de respiro en medio de una inspección.
Enciendo la tele, y pasan una divertida astracanada de John Carpenter,
también concursos de estafadores y porno en baja resolución, pero eso siempre,
pienso en la Maternidad y en todas esas mentes por amasar,
estrujo paquetes de klínex vacíos como el cliché haría con los cigarrillos,
se frunce la funda del sofá,
apago la tele, que despierta de un sueño eléctrico,
el agujero del calcetín se ensancha de tanto sacármelo a tirones,
antes de apagar la luz, se despelota mi concepción de estas jornadas:
es domingo de madrugada.

viernes, 20 de marzo de 2009

Usted lo sabe todo de mi y yo no sé nada de usted?

Usted lo sabe todo de mi y yo no sé nada de usted? (junio-julio 2007)

Simbolismos, emblemas y demás aborrecibles objetos,
pueblos de gente adorable en abundancia y gilipollas repletos,
ignorad a los gilipollas, no estan los pueblos a ellos sujetos.
Ahoga mi idioma, y conviértelo en jerga,
que jo el seguiré parlant, llegint, escrivint,
dos és més que un, només em pot enriquir.

Baños de masas en mercados que dejan en entredicho muchos coeficientes,
pero suficiente aleccionadora es la vida como para dar sermones a la gente,
suficientes trípticos de promesas que con el tiempo pierden el remitente,
y suficientemente holgados los "gastos adicionales" con los euros del contribuyente.
"Que este pastel lo reparto yo, y hoy os quedáis sin él,
que no hacéis más que jugar con el primer plato, niñatos!"
ojalá millones de personas hicieran suyas estas dos últimas lineas,
el país daria un vuelco, los tanques asaltando las calles,
disciplina militar o tortura,
plantad cara a la corrupción, y veréis como está esta democracia de madura,
como dejan decidir al pueblo siempre y cuando sus negocios aprovechen la coyuntura,
horrible, pero peor fiar otra nueva legislatura.

Como dependientes perjurando la grandeza de fallidos electrodomésticos del "Todo a cien",
que estemos mejor que antaño no significa que estemos bien,
la prosperidad debe vestirse por los pies,
por qué pensar en bufandas cuando faltan calcetines?,
proselitismo del ying, proxenetismo del yang,
las catenarias del mundo reciben manguerazos,
discursos titubeantes sin repuntes de lucidez,
espacios para jóvenes en la calle? ya se lo preguntaréis a los turistas,
lo hablaréis con constructores, medios, grandes almacenes y economistas,
y diréis "no es prioritario, no sea usted egoísta",
y saldran generosas subvenciones para los amigos del consistorio,
y los barrios pobres desfasados con un solo ambulatorio.

Creerse que rutina es madurez: el peor de los males,
la vida se vuelve "de casa al curro, del curro a casa",
y si te aburres, a los centros comerciales,
vísceras perfumadas, cerebros con flato,
errores imprevisibles en horarios laborales,
cuerpos en tránsito, impasibles e imparables.

La guerra del agua, mis hijos la verían si no les hubiese hurtado la posibilidad,
luminosos monumentos rodeados de calles dominadas por la oscuridad,
motivaciones enfrentadas, como víctimas de la torre de Babel,
ignorando que pueden aprender el lenguaje del otro.
En búsqueda agónica de espacios fríos, ni templados,
hubo un tiempo en mi vida en que pasaba calor en verano,
lo cambié por un ecosistema y una pulmonía,
se estancan los criterios, no lo hace la tecnología.
El ártico, reducto de un mundo goloso que pronto va a vomitar,
lo van a dinamitar currículos intachables de trayectoria ejemplar,
es peculiar la relación moscas-porquería,
algo así como cama y jerarquía.

El que la hace la paga, y ya no lo ha hecho,
con oficio y sin beneficio, consistente idea de modernidad,
peor que mentir: la demagogia,
hay que aprender a analizar,
ver nuestra libertad distribuida entre opciones finitas,
flotar en piscinas con demasiados niños meones,
bailar con la paranoia dejando que corra el aire.
Ya me conozco sus dietas de los precios de mercado,
lo que no engorda por aquí, engorda por otro lado,
y la obesidad la padecen las cartillas de unos tipos trajeados.

La bipolaridad vital es tacaña e imperfecta,
podéis elegir entre ser clarividentes o felices.

viernes, 13 de marzo de 2009

Dios me libre de mear piedras

Dios me libre de mear piedras (octubre 2006)

Tal vez el sol se quede un poco más,
tal vez aguante con un pie a este lado
antes de abrirse paso entre las nubes,
puede que me vuelva a calentar,
y después, irse, otro dia más.

Miro lo que era feo,
ahora es bello,
o de ello me convenció,
apátrida de la normalidad.

Como señoras rasgadas por hojas de afeitar,
los vericuetos de mi salud
se ven encarcelados por fantasmas,
esto no es cosa de mi cebolla,
siguen quedando capas,
latirá.

Es mi carrera contra el tiempo,
la invasión de la oscuridad,
no veo lo que escribo,

menos grados ven que tiemblo,
ya tenía frialdad,
esto no es de recibo.

Los paraguas dejan rastro,
estelas de precaución,
van de luto las aceras,

los recuerdos son un gasto,
un desfase de reflexión,
da chavales mi cantera.

Ahora sí, garabatos,
solo humo del termostato,
ya vino a pisarnos el otoño.

domingo, 8 de marzo de 2009

Piedras en el camino

Piedras en el camino (agosto-octubre 2007)

Hablando pestes? si aquí no ha ocurrido nada,
las novelas baratas son cosas de la tarde en televisión,
quizá también pájaros en tu hueco cabezón,
pero farsas, no cojines donde asentar unos principios,
balsas sin vela que merecen naufragar.
La experiencia y el tiempo no te indultan,
contra más mujeres conozco, más ridícula resultas,
entre tanto despropósito, realizaste una genialidad,
fue tu mayor virtud, desaparecer con facilidad.

Vocablos pronunciados inesperados,
sol rabioso sobre mojado,
hay cosas que nunca terminan bien, pero no tienen por qué terminar mal,
esté como esté éste cadáver, solo me invita a fornicar.
Sal al balcón de la plaza y ejerce tu poder de convocatoria,
que vengan a aclamarte tremendismo, veleidad y demás escoria,
se dejarán las cuerdas vocales por ti, te necesitan para subsistir,
no seas modesta, tus gasas siempre cubrieron carne curada.

No es lo mismo ser tímido que seco, y contigo pierdo la vergüenza,
siendo tú, yo y la serpiente, caería en la zoofília,
para cuándo peajes en tu autopista afectiva?
eres tan vulnerable que es muy fácil entrar en ti y salir.
Elegante? toca de pies en el suelo,
mejor que tomes modelos, eres un "quiero y no puedo",
deberías dar voces reclutando gente que sepa mentir,
eres tan vulnerable que es muy fácil entrar en ti y salir.

Rescato con la lengua tus vísceras que cuelgan,
pues sí, me estoy quedando a gusto,
me estoy quedando más ancho que Rusia,
soy todo felicidad, sin señales de arrepentimiento,
no hay remordimientos, solo sensación de libertad.

No quiero ni despreciarte, voy a lavar los platos,
para qué hacer sangre contigo si ya goteas rumbo al precipicio?
me asusta y me da confianza esta ausencia de piedad,
no te tengo por persona, eres piedra,
tu respeto ya no llega a nimiedad,
para cielos como tú, me lanzo a infiernos de soledad.
Quién ansía saliva que es agua de borrajas?
no me costó rechazar las rebajas de tu insulso bazar,
comprobar que tus lloriqueos se asociaban con mi somnolencia,
perdón, no eres piedra, solo inexistencia.

Si la poesía violenta hablara de collares con las piezas de tu dentadura...
pero, ay nena, anda con cosas menos banales,
al parecer, ni para ella vales,
y asiente con el sentimiento ausente de emoción.
No temas, siempre estaré aquí para traerte a la mesa generosos platos de morcilla,
puedes hacer algo más de ruido mientra simulas tu indiferencia?
ya solo te queda dar chasquidos con los dedos, pardilla,
juras que eres frágil; yo te invito a quebrar.

Llegué antes que tú a esta pregunta:
de dónde provienen estas chispas de mis dedos?
aparecen al recordar tu nombre, se expanden al evocar tus actitudes,
eres tan vulnerable que es muy fácil entrar en ti y salir.
Como ballenas jugando a darle coletazos a una foca,
no es cuestión de venganza ni de humillación,
es pegar y destrozar por pura diversión,
eres tan vulnerable que es muy fácil entrar en ti y salir.

La vida no es justa ni reparte,
no se volverá en mi contra lo que llegue a menospreciarte,
careces de agudeza, mejor haz como si no hubiera existido,
yo ya entendí que no son un debe estas relaciones,
que generen vacaciones.

jueves, 5 de marzo de 2009

Más conciso y menos concesión

Más conciso y menos concesión (octubre-diciembre 2007)

Perdone, ¿es por aquí dónde caerse muerto?
descubrí las espinas de la flor de la vida,
las hadas dejaron su polvo en bolsillos agujereados,
víctima de la naturaleza mutable de la lógica personal,
también insulté por puro repudio, pero eso es lo de menos.

No fue cosa de chicas serias y con ojeras,
manos cuidadas, uñas enteras,
faldas aliadas con gabardinas sobreras,
no,
esta vez nos dejamos de hostias,
descubrimos que siempre hay motivos para hacer las cosas mal,
ahí radica la grandeza de hacerlas bien,
cierto es que toda ausencia en caso de emergencia es despedida,
cierto que nada pierde el que nada quiere conservar.

Mas conciso y menos concesión,
suelto frases a y sin discreción,
timoratos y medias tintas expulados de mi propia democracia,
aviso con tiempo, exterminaré toda clase de falacia,
así como justificaciones contextuales que solo esconden pereza,
seréis montículos de polillas a las que aplastar,
sonaréis como papel de regalo hecho pelota,
a veces, mejor ni uno en mano, todos volando.

Defensor de lo estrepitoso por antonomasia,
lo que no sudo follando, sale haciendo gimnasia,
anoto lo que otros no escriben, o escriben a medias por temor,
me dan vértigo los abismos personales, pero sin vértigo no hay uno mismo,
el sueño acumulado y el exceso de información me aturden como el peyote,
ya no cruzo miradas, solo son digresiones,
pues sí, es poco higiénico tener catarro con bigote.

Descansa Lázaro, no hay nada que demostrar,
ojos con gruesas vigas intentaron moldearme según su ideal,
pues quien buscó en mi un sueño, se encontró un brusco despertar,
a veces se hacen el sordo y he de alzar un poco la voz,
hay que ver la parte buena, yo es lo que digo:
"quiero tener silencios violentos contigo".

Observo mi libreta, se distingue perfectamente la parte impoluta de la magullada,
lo que queda por morder o acariciar, y lo que ya no queda nada,
sangre coagulada, saliva empantanada,
corteza cerebral y emocional chamuscada e incinerada,
me habla mi libreta en sus páginas vacías,
exige "no más versos de transición",
y ¿cómo se lo voy a negar?
aprieto el puntero del bolígrafo, y la tersura deja paso a las arrugas,
doy descanso a la poesía lejía, de vuelo raso,
descansa junto a Lázaro y otros mil sacrificados en la ruta hacia la comprensión.

Lo bueno, si breve, se hace de rogar,
la lotería no sabe nada de mi, sus triquiñuelas son en vano,
todos aplaudieron en la inauguración de la sala para chillar,
Anna Karina bailando entre columnas y mesas de billar,
yo menos reflexivo, cuando de tanto probar me olvidé de dudar,
Cupido lanzaba flechas con base de goma en vez de punta de metal,
el mundo recién se abría, así que no me iba nada mal,
ahora, parece ser que el arco se rompió,
y lo peor es que tampoco me va mal,
hay un colchón mullido que siempre me espera en este cuchitril.

Yo, cuando lo sepa todo sobre la vida, desconoceré la vida,
tú, cuando logres ser alguien, vuelve aquí a reirte de mi,
cuando alcances ciertas metas establecidas como zanahorias que colgaron ante ti,
acércate a centímetros, que te pueda ver bien,
espero ser más pobre pero menos estúpido que tú.

domingo, 1 de marzo de 2009

Mucho es "relativamente" al despertar

"Mucho" es "relativamente" al despertar (noviembre-diciembre 2007)

La fe mueve montañas, y los bastardos caerán de ellas,
lástima que los ríos sean de amplio caudal,
si no se salvan, es por pura torpeza,
pero se salvaran, no lo pase usted mal,
los pescadores discuten o se hacen los locos, y ellos llegan al mar.
Los euros que no doy a los mendigos los invierto en ver documentales sobre ellos,
sí, ese soy yo, el que no tiene nada de lo que alardear,
ya sabía que tenía algo en común con todo el mundo,
No importa que los pesimistas tengamos menos esperanza de vida,
al contrario, lo consideramos una bendición,
quizás envejecemos con algo de antelación,
pero agarrarse a un clavo ardiendo es crear una herida,
quizás contribuya a ello sus alaridos en el vagón,
dicen que forma parte de su folklore...
pues no les conviene ser conservadores.

La banda dice:
"el post-punk no ha muerto,
el post-punk ha vuelto"
repite:
"el post-punk no ha muerto,
el post-punk ha vuelto"
y al final, por sorpresa:
"pero que se marche a por tabaco, por favor"
Otro pijo de mierda se mea en el cajero,
no, no fue un mendigo, ellos lo hacen en botellas,
sino, ¿quién coño iba a dormir con ese hedor?
Llegados a este punto, busquemos algo inesperado y deslumbrante,
orgías que involucren al capitán y al debutante,
la explosión de "Operación Swordfish" en una tele gigante,
apruebo los objetivos de todo aquel que defienda mezclar vino y conducción,
así quizás prueben el metal de los quitamiedos cuando entren en acción.

Cocaína en Nevada. Posesión: 20 años. Venta: cadena perpetua,
y se llama Nevada!
Me armaría de mecheros y cerillas,
lucharía contra la invasión de los fascículos coleccionables,
pero es que ellos son muchos más.
La onomástica es la culpable de las guerras;
salvo si eres Primo de Rivera,
el nombre de uno solo dice mucho de sus padres,
Fando le dice a Lis: "tienes los ojos de Catherine Deneuve",
yo digo "maricona" con tono peyorativo,
aunque en lo último en lo que esté pensando sea en alguien homosexual,
la madre del filósofo se queja: "tú ves dando ideas!",
fregaos las manos en mis palabras, aprovechad la brasa,
he aquí mi sentimiento para con los nichos con efebos,
me paso las almas mártires por los huevos,
morir en juventud engulle años de escritura.

"Estoy encantado de conocerte",
y el espejo no suelta prenda.
Soy una lesbiana atrapada en el cuerpo de un hombre,
admiro los traseros femeninos por la calle y hago metáforas con ellos.
Precaución con los diamantes de la mente,
lo onírico nada irónico recarga el ambiente,
si la repercusión mueve al escritor, yo soy un desertor.
El primer paso es aceptarlo, aunque no ayude a solucionarlo,
el mp3 es mi jaco; internet, mi camello,
solo un cortocircuito podrá arreglarlo,
como predican las estrategias de rescate rusas para escuelas secuestradas,
como con un Palau hundido sin Saras ni Bodiroga,
o como cuando los Peppers y Calamaro dijeron "no a las drogas",
y sus lágrimas de sangre se volvieron de cocodrilo,
solo sirven para que BCNeta las escampe por toda la ciudad.