jueves, 11 de agosto de 2011

Inflamación

--Inflamación (abril-junio 2009)--

El mundo es maravilloso cuando uno está mal acostumbrado,
yo me fijo en lo destrozado porque lo cuenta más claro,
el nudo llega a la garganta sin que se pueda evitar,
las botellas topan con las rocas, mojándose los mensajes.

Cuelga la angustia de entre los labios,
ojos devastados que son pellejos,
ciérralos y no respires,
es lo que busca esa cabrona.

Calla, estúpido, y no mires afuera,
caen de rodillas al suelo y la tierra se los traga a diario,
la inconsciencia más desquiciante es el sentido común,
todo esto no sirve de nada, pero negarlo no me convence,
y, si es mi naturaleza, ¿cómo voy a sentirme humillado por ella?
en el fondo, esto no es desgracia, es costumbre,
esto no es tristeza, es inflamación.

Enfermo, y mal de salud,
la segunda me preocupa porque se puede curar,
es de locos lo aleatoria que es la nostalgia,
se aferra al pasado aunque no fuera mejor, solo diferente,
lo observa con sorpresa e incredulidad,
y de fondo, siempre degradados semi-opacos.

Pero esta batalla es atemporal,
aprendí a refugiarme o a evacuar,
es un catarro del alma,
solo tiene que pasar,
así que lanzo esputos desde el esternón sobra la página de papel,
y me cuelgo del sonido de un vaso estrellado,
estridente y momentáneo,

esto es culpa de pensar más que trabajar,
gracias.

No hay comentarios: